Domingo, 25 de agosto, 2019 | 11:54 am

Apoyo a los agricultores



República Dominicana es un territorio insular, donde el avance del hábitat urbano depende de manera muy sensible de lo que se produce en la zona rural y sembradíos apartados de la ciudad.

Tienen sentido, a raíz de la conmemoración del Día Nacional del Agricultor, los constantes reclamos que hace el sector agrario para la construcción de innumerables carreteras y caminos vecinales que necesitan para sacar sus productos a los mercados.

La efeméride conecta directamente con los problemas sensibles que enfrentan los productores, granjeros y simples propietarios de pequeñas parcelas, que deben defender el valor de sus productos ante las ofertas de compra desconsideradas que reciben por estos.

Esa situación de desequilibrio, entre el producto y la oferta de compra, apunta a un abandono del campo. Por lo que cientos de agricultores terminan vendiendo la tierra y emigrando a la ciudad.

El fenómeno produce una descomposición social, debido a que los campesinos, una vez allí, se transforman en clase media. Necesitamos que los agricultores no salgan del campo.

¿La solución? En el gobierno la conocen: hay que incrementar las inversiones y facilidades para el hombre del campo.