Alex es un fenómeno

207

Son muchos los expertos que han querido minimizar el trabajo que durante años ha ejecutado Alex Rodríguez en su gloriosa carrera en Grandes Ligas.

Este jugador, hijo de padres dominicanos, ha ejecutado una labor excepcional en su trayectoria de 18 años en los Marineros de Seattle, Vigilantes de Texas y los Yanquis de Nueva York.

Su contrato de más de 225 millones de dólares, el más elevado que ha podido alcanzar pelotero alguno en toda la historia del béisbol, no ha bajado del cielo por su linda cara.

Alex ha sabido capear malos momentos, en especial su admisión del uso de esteroides, lo que aprovecharon muchos para caerle encima.

Sin embargo, se ha sabido levantar de ese triste episodio, y de otros no menos comprometedores como fue su publicitado divorcio, la supuesta participación en partidas de póker y sus muchos amoríos.

Sus 631 jonrones, cifra a la que arribó el pasado viernes en el Fenway Park, lo colocan en una posición envidiable para terminar por lo menos como el segundo mejor productor de tetrabases.

Si no empata esta temporada con el inmortal Willie Mays, del que está apenas a 29,  se colocaría en una posición bastante cómoda para sobrepasarlo en la próxima.

Estamos pues  ante un jugador al que hay que admirar, y dejar a un lado tantas malquerencias de las que ha sido objeto en los últimos años.

Creo que se le hará difícil romper la marca de 762 de Barry Bonds en sus 22 años, pero no hay duda que de no hacerlo  la pondrá en peligro inminente.

-- publicidad --