Sábado, 19 de octubre, 2019 | 6:59 am

Volver



¿En qué lugar en este mundo te sientes más seguro? ¿A dónde viaja tu mente cuando necesitas recargar pilas? ¿Qué personas quieres a tu lado cuando vas a colapsar?

Quizá sean preguntas que hace mucho no te haces porque tendemos a mirar hacia delante y a pensar que la debilidad es algo malo. Pero no lo es. Es tan necesaria como la fortaleza.

Dejo que cada uno responda a estas preguntas, pero quisiera compartir aquellas respuestas que surgen cuando me las hago. Necesito volver a casa.

A ese lugar en el que crecí protegida, donde la inocencia me hacía ver el mundo como algo bueno y tenía a esas personas que siempre estaban ahí para mí. Sentir de nuevo mis raíces, las que me formaron como ser humano.

Me gusta recordar esas risas fáciles, esas aventuras que me hicieron ser atrevida, pero que cuando tenía miedo sabía en qué brazos refugiarme.

Esos amigos que me hacían vivir con intensidad y a los que prometí amistad eterna. Incluso hay olores y sabores que me hacen retroceder en el tiempo y sentir paz.

No lo hago tan a menudo como debería, a veces la adultez es muy olvidadiza por eso de tener que ponerte corazas que te permitan seguir.

Pero veo a mi hijo, vuelven esos sentimientos y ese deseo de protegerle, de que crezca en un entorno seguro, pero al mismo tiempo tenga las herramientas para crecer fuerte.

Y de nuevo miro hacia atrás, a rememorar la niña que fui y con más fuerza intento transmitirle ese amor por la familia, por sus orígenes, para que nunca olvide de dónde viene y de esa forma pueda siempre, siempre saber a dónde volver cuando necesite sentirse seguro, recargar pilas y ante todo enfrentar todo lo malo que vendrá. ¿Y tú?

Publicidad