Vida y muerte, por aventura

33

El hombre es aventurero por naturaleza, al punto de que constantemente, en pleno estado de consciencia, pone en peligro su integridad física al emprender empresas y proyectos altamente peligrosos.

El deporte extremo es uno de los retos al que se exponen todos los días miles de personas que se consideran en condiciones de superar retos muy difíciles.

El peligro más “popular” lo representa el escalamiento de los picos, montes y montañas más elevados y peligrosos del mundo, sin medir las consecuencias, muchas veces más por hacerse sentir que por deseos propios.

Llama la atención, por ejemplo, la cantidad de deportistas que alrededor del mundo solicitan permiso para escalar el monte Everest, en cuya misión han muerto decenas.

Este año, por ejemplo, el número de fallecimientos en busca de ese objetivo se ha elevado a 11, la mayor cifra desde 2015, proyectando que superaría los 35.

Esa cifra no es superior por la negativa de las autoridades de Nepal de otorgar los permisos solicitados por miles de deportistas y “locos” de todo el mundo.

El montañismo y el alpinismo, ambos deportes organizados y bajo reglas específicas, tienen la más alta tasa de mortalidad, muy por encima de las disciplinas de combate, incluyendo el boxeo y las artes marciales mixtas, las que muchos genios califican de “bárbaras y salvajes”.

RADARES.- No debe resultar extraño que a Manny Machado los fanáticos lo abucheen en el estadio de los Yanquis. Esto es producto de que en un momento dado se pensó que Nueva York iba a ser su casa por muchos años.

-- publicidad --