Viaje de España a Santo Domingo de un antiguo desfacedor de entuertos

Viaje de España a Santo Domingo de un antiguo desfacedor de entuertos

Viaje de España a Santo Domingo de un antiguo desfacedor de entuertos

Portada de la última obra del escritor Rafael Peralta Romero.

SANTO DOMINGO.-Hay 6,691 kilómetros que separan a España de Santo Domingo, pero Alonso Quijano, ajeno a esa impresionante distancia entre uno y otro país, un día se embarcó en un bergantín que estaba surto en un puerto próximo a Sevilla.

Durante el agotador viaje no hubo tormentas marítimas que lamentar y el pasajero de la triste figura llegó sin contratiempos a su marcado destino: Santo Domingo.

Rafael Peralta Romero integra, junto a otros intelectuales, la comisión lingüística de la Academia Dominicana de la Lengua; y en su cuento “De los sucesos gustosos que vivió don Quijote en Santo Domingo” (Editorial Gente, julio de 2021) se concentra la síntesis de su calidad como narrador, ensayista, lingüista y poeta.

El libro se publica con una singularidad impropia en la trayectoria de su autor, ya que contiene un solo cuento. ¿Y qué ocurrió? Una alineación de voluntades —incluida la propia voluntad del autor—, influyó para que “De los sucesos gustosos que vivió don Quijote en Santo Domingo” , sea un libro de un único cuento.

Afortunadamente el español de antaño y hogaño se juntan de manera armónica en este cuento y bailan un hermoso bolero en el que, de manera asertiva, el autor anexa uno de sus mejores relatos a su ya admirable obra literaria.

En cuanto al español de antaño que tiene su papel fundamental cuando sale hablado en boca de don Quijote, el autor entrega al final del libro un glosario útil con diecinueve palabras escabrosas y su traducción al español hogaño. Son estas: ínsula, prestancia, válame, mesmo, veredes, magín, luenga, ágora, albarda, repostería, adoquiera, bene quidem, cebolludo, aguamanil, donaire, melindrosa, truje y plugo.

La historia
El cuento tiene que ver con el nuevo oficio al que se dedica don Quijote en Santo Domingo. La importancia de ese acontecimiento reside en el talento que tiene el narrador para contarnos todo lo que tiene que ver con esa metamorfosis que experimenta el personaje de marras.

Rafael Peralta Romero (Miches, 1948), nació en un municipio que está situado en la provincia de El Seibo, al norte de la Cordillera Oriental y al sureste de la Bahía de Samaná y como parte de la región Este de República Dominicana; y por los libros publicados y la consistencia y aportes argumentales de su obra —Diablo azul, Residuos de sombra, Punto por punto, Los tres entierros de Dino Bidal, Cuentos de visiones y delirios, Ella y tú y La paloma dálmata, A la orilla de la mar, Cuentos de visiones y delirios, Memorias de Enárboles cuentes, Pedro el cruel, Círculo de espera, El conejo en el espejo, Cuentos de niños y animales y De cómo Uto Pía encontró a Tarzán—, ya hace tiempo que es un escritor de primer orden en el parnaso nacional.

Aquí termina el objetivo de esta crónica. Adelanto, sin embargo, que don Quijano quedó atrapado en el vivero de placeres de un cuerpo tropical y que según los datos disponibles, pertenecía a una mujer mitad blanca y mitad negra. Eso incluyó, naturalmente, sus dotes de buena cocinera. Anímo a nuestros amigos lectores a buscar el libro y enterarse de los sucesos gustosos que el antiguo desfacedor de entuertos, don Quijote de la Mancha, vivió en Santo Domingo.

Un nuevo libro

— Presentación
El libro “De los sucesos gustosos que vivió don Quijote en Santo Domingo”, se puso a circular el jueves 23 de septiembre en la Biblioteca Nacional.



Avatar

Rafael García Romero

Noticias Relacionadas