Martes, 19 de marzo, 2019 | 5:53 pm

Vergüenza debe dar



El dato de que un cincuenta por ciento de los dominicanos quiera irse del país, como lo revela una encuesta Gallup Internacional, debe darnos vergüenza a todos los dominicanos.

Pero sobre todo, la vergüenza mayor deben sentirla los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y sus dirigentes, muy particularmente la actual gestión que encabeza el presidente Danilo Medina.

¿ Porque? Porque la mayor responsabilidad de un gobierno es garantizarles a sus ciudadanos bienestar a través de empleos, seguridad social, salud, educación, servicios básicos y seguridad ciudadana.

Ese bienestar, lamentablemente, se lo han garantizado los gobiernos peledeístas a su cúpula, y a familiares de los principales dirigentes, no a la mayoría de los dominicanos.

Cuando decimos que los gobiernos peledeístas no le han proporcionado bienestar a la población, lo hacemos porque así lo plantea el estudio de Gallup Internacional, porque en el mismo también queda en evidencia que ese 50% de dominicanos que quiere irse del país es una constante desde 2010 hasta la fecha.

Solo quien no tiene esperanza alguna en lograr ese bienestar prefiere emigrar de su país en busca de mejores condiciones de trabajo, salud, educación y seguridad social.

Y si está el elemento inseguridad ciudadana, la situación es más grave. Por esa razón muchas personas y familias de clase media y alta han decidido abandonar el país en busca de la paz y tranquilidad que no les garantiza el Estado.

Otra encuesta, de Enhogar, de una agencia del Gobierno, la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), nos trae la información de que el 76% de los ciudadanos se sienten afectados por la delincuencia e inseguridad ciudadana.

Ese mismo estudio presenta el desempleo como la segunda preocupación de los dominicanos con un 44.6%. Desempleo, delincuencia e inseguridad, razones más que suficientes para que un ciudadano quiera abandonar su país.

En los últimos 22 años, al PLD le ha tocado gobernar 18, manejando los presupuestos más altos en toda la historia del país. En ese tiempo, ninguno de los problemas básicos de la nación han sido resueltos.

Seguimos con los mismos problemas de agua potable, energía eléctrica, pobreza, salubridad, educación, pobreza y desempleo.

Publicidad