Unen temporalmente riñón de cerdo a cuerpo humano en NY

Unen temporalmente riñón de cerdo a cuerpo humano en NY

Unen temporalmente riñón de cerdo a cuerpo humano en NY

En esta fotografía de septiembre de 2021, facilitada por el centro médico Langone Health, de la Universidad de Nueva York, un equipo quirúrgico examina un riñon de cerdo unido al cuerpo de una donadora fallecida para examinar la reacción de rechazo. (Joe Carrotta/Langone Health de la UNY vía AP)

Los científicos lograron unir temporalmente un riñón de cerdo en un cuerpo humano y observaron que comenzaba a funcionar, un pequeño avance en la búsqueda de varias décadas por utilizar algún día órganos animales en trasplantes para salvar vidas humanas.

Los cerdos se han convertido en la más reciente la prioridad de investigación en el intento por atender la escasez de órganos, pero entre los obstáculos: un tipo de azúcar en las células porcinas, extraña al cuerpo humano, causa el rechazo inmediato del órgano. El riñón para este experimento provino de un animal manipulado genéticamente para eliminar esa azúcar y evitar un ataque del sistema inmune.

Los cirujanos unieron el riñón del cerdo a un par de grandes vasos sanguíneos fuera del cuerpo de un receptor fallecido para poder observarlo durante dos días. El riñón hizo lo que se supone debía hacer —filtrar los desechos y producir orina— sin provocar rechazo.

“Tuvo una función absolutamente normal”, dijo el doctor Robert Montgomery, quien encabezó el equipo quirúrgico el mes pasado en el centro médico Langone Health de la Universidad de Nueva York. “No se tuvo este rechazo inmediato que temíamos”.

Esta investigación es “un paso importante”, declaró el doctor Andrew Adams, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Minnesota, y que no fue parte de la investigación. Tranquilizará a los pacientes, investigadores y autoridades reguladoras “de que estamos avanzando en la dirección correcta”.

El sueño de los trasplantes de animales a humanos —o xenotrasplantes— se remonta al siglo XVII con los fallidos intentos de utilizar sangre animal en transfusiones. En el siglo XX, los cirujanos intentaron trasplantar órganos de babuinos en humanos. El caso más famoso fue el de la Bebé Fae, quien vivió 21 días con el corazón de un primate de esa especie.

Sin ninguna eficacia a largo plazo y demasiada indignación pública, los científicos viraron de primates a cerdos, manipulando sus genes para cerrar la brecha entre especies.

Los cerdos tienen ventajas sobre los monos y simios. Son criados como alimento, así que utilizarlos para aprovechar sus órganos suscita menos preocupaciones éticas. Los cerdos tienen grandes camadas, cortos periodos de gestación y órganos comparables a los de los humanos.

Las válvulas de corazón de cerdo también se han utilizado eficazmente durante décadas en humanos. El anticoagulante heparina se obtiene de los intestinos de cerdo. Los injertos de piel porcina son utilizados en quemaduras y cirujanos chinos han utilizado córneas de cerdo para restaurar la vista.

En el caso de la UNY, los investigadores mantuvieron el cuerpo de una mujer fallecida funcionando con un respirador artificial después de que la familia autorizó la realización del experimento. La mujer deseaba donar sus órganos, pero no eran aptos para una donación tradicional.

La familia pensó que “había la posibilidad de que algo bueno saliera de esto”, señaló Montgomery.

Montgomery mismo recibió un trasplante hace tres años, un corazón humano de un donador con hepatitis C porque estaba dispuesto a recibir cualquier órgano. “Fui una de esas personas tendidas en una unidad de cuidados intensivos que esperaba sin saber si un órgano llegaría a tiempo”, dijo.

Diversas compañías biotecnológicas buscan desarrollar órganos aptos de cerdo para realizar trasplantes a fin de disminuir la escasez de órganos humanos. Más de 90.000 personas en Estados Unidos están en lista de espera para recibir un riñón. A diario 12 de ellas mueren en la espera.

El avance es un triunfo para Revivicor, una subsidiaria de United Therapeutics, la compañía que manipuló el desarrollo del cerdo y sus primos, un grupo de 100 animales criados en condiciones muy controladas en una instalación en Iowa.

Estos cerdos carecen de un gen que produce alfa-gal, un azúcar que provoca un ataque inmediato al sistema inmune humano.

En diciembre, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) autorizó la alteración genética en los cerdos de Revivicor y los consideró aptos para consumo humano y uso médico en humanos.

Sin embargo, la FDA dijo que los desarrolladores necesitan entregar más documentación antes de que los órganos de cerdo puedan ser trasplantados en personas vivas.

“Este es un paso importante para concretar la promesa de los xenotrasplantes, que salvarán miles de vidas cada año en un futuro no muy distante”, dijo la directora general de United Therapeutics, Martine Rothblatt, en un comunicado.

Los expertos aseguran que las pruebas en primates no humanos y el experimento del mes pasado en un cuerpo humano allanan el camino para los primeros trasplantes experimentales de riñón o corazón de cerdo en personas vivas en los próximos años.

Criar cerdos para que sean donadores de órganos le parece malo a algunas personas, pero podría aumentar la aceptación si se abordan las preocupaciones sobre el bienestar animal, señaló Karen Maschke, becaria de investigación en el Centro Hastings, que contribuye a desarrollar las recomendaciones de ética y políticas para las primeras pruebas clínicas con una subvención de los Institutos Nacionales de Salud.

“La otra cuestión será: ¿Debemos hacer esto sólo porque podemos hacerlo?”, señaló Meschke.



Avatar

AP

Noticias Relacionadas