Una reflexión

0
89
Periodista Luis García

El político griego Pitaco de Mitilene recomendó “no habléis mal de nadie, ni siquiera de vuestros enemigos”.

Cuando hablas irreflexiblemente acerca de otra persona, los que te escuchan te asocian inconscientemente con las características que estás describiendo. Eso lleva a que esas características se te transfieran a ti.

De esa manera, si dices cosas positivas sobre alguien, se te ve como una persona agradable.

Pero si te quejas constantemente sobre sus fallos, la gente, inconscientemente, te aplica los rasgos negativos y la incompetencia.

-- publicidad --