Martes, 15 de octubre, 2019 | 12:41 am

Una reflexión



El escritor afgano Idries Shah dijo que “las personas más difíciles de enseñar pertenecen a tres tipos: los que se complacen por haber logrado algo; los que, después de aprender algo, se deprimen por no haberlo sabido antes; y los que se sienten tan ansiosos por sentir que progresan y que dejan de ser sensibles al progreso”.

Aunque esta realidad produzca desánimo en los educadores, hay que continuar enseñando, en vista de que con ello se aporta a la construcción de un mundo mejor.

Luis Garcia

Publicidad