Sábado, 21 de septiembre, 2019 | 11:07 pm

Una reflexión



“Casi todos podemos aceptar la adversidad, pero si quieres probar el carácter de un hombre, dale poder”, dijo Abraham Lincoln, político estadounidense.

¿Es malo en sí mismo el poder? La respuesta es no; pero estará matizada de si se actúa con grandeza en su ejercicio o, por el contario, convertirse en enano.

Ninguna persona vive en vano; la historia del mundo no es más que el resumen de las biografías de los seres humanos.

Lo ideal radica en usar el poder siembre para el bien, a fin de afrontar con éxito el ineludible juicio de la historia.

Luis Garcia

Publicidad