Un panorama esperanzador

Un panorama esperanzador

Un panorama esperanzador

Frederich E. Bergés

La actividad empresarial, sea de micros, pequeñas o grandes empresas, ha mostrado a lo largo de este año una increíble recuperación luego del impacto inicial de la pandemia del Covid.

La buena fortuna del turismo, gracias a la oportunas y efectivas primeras jornadas de vacunación, apoyado por la reactivación de las zonas francas, así lo evidencia. Ambas actividades han arrastrado consigo efectos multiplicadores para el resto del empresariado que, junto a las ayudas gubernamentales, han permitido el crecimiento económico actual.

A lo anterior se le unió un repunte inesperado de las remesas, especialmente desde los Estados Unidos, favoreciendo así las reservas internacionales de divisas y la estabilidad cambiaria. El escenario se completa con la relativa efectividad en el manejo del presupuesto público y la sensación de persecución de la impunidad y el mal gasto. Todo lo anterior evidencia que el presente año habrá de cerrar con buenas cifras macroeconómicas y un sentimiento generalizado de que el país no ha perdido el rumbo con la pandemia.

Sin embargo, el año próximo se asoma con algunas incertidumbres claves para la gestión del sector privado, la inversión y el continuo crecimiento económico. En primer lugar, está el comportamiento de los bienes primarios, como el petróleo y otras materias primas. A ello se le suman otros factores, como las tasas de interés internacionales, el comportamiento de las líneas de abastecimiento, incluyendo los fletes aéreos y navieros, y la disponibilidad de furgones.

En cuanto a nuestro país, están las expectativas con el nuevo presupuesto de la nación, el sostenimiento de la tasa de cambio y las capacidades de ejecución fiscal sin la esperada reforma fiscal del presente año.

También existen muy altas expectativas en cuanto a la política de precios de los hidrocarburos y sus derivados, la continua ineficiencia de la distribución eléctrica y la mejora de la gestión pública sin la continua interferencia de populismos políticos.

Cerraremos el 2021 con muchas satisfacciones, pero ojo, que el año nuevo habrá de traernos incertidumbres que rápidamente pudieran cambiar este panorama tan esperanzador que tenemos por delante.



Avatar

Frederich E. Berges

Noticias Relacionadas