Un momento histórico crucial

40
Hugo López Morrobel

En menos de 72 horas el país estrenará nuevas autoridades, que tendrán una misión muy difícil para rescatar y sacar a flote la economía, dar comienzo al año escolar y llevar a su mínima expresión la incidencia mortal del Covid-19, una tarea difícil de enfrentar en las actuales circunstancias.

Sin embargo, la población tiene cifrada la esperanza de que debe salir airoso de estos y otros males, si existe la buena voluntad, la capacidad y la experiencia de quienes estarán al frente de la cosa pública .

Es cierto que el horno no está para galletitas, y que habrá que sacar de abajo para batear por terreno de nadie a los lanzamientos de 100 ó más millas por hora.

Lo último que se pierde es la esperanza, reza un viejo refrán, y hay optimismo de que se puede salir a flote en un tiempo prudente.

Todo lo malo siempre tiene “alguito”, que se puede sacar provecho, dicen los viejos del campo, que aunque olvidados y relegados, son verdaderos filósofos de la sabiduría popular, deteniendo lo malo de golpe, y mejorando lo mucho o lo poco que está sobre la mesa.

El deporte, por ejemplo, es una de las áreas que también debe estar en alerta permanente, porque el Covid lo ha reducido como nunca antes a su mínima expresión.

El próximo domingo en la mañana, República Dominicana abre un nuevo capítulo en su historia política, del que a pesar del pesimismo con que algunos proyectan el futuro, sin embargo, debe ser el inicio del bienestar de todos lo que componen esta sociedad.

En ese sentido, hay que recordar a los nuevos inquilinos del Palacio Nacional, las palabras del padre de la Patria Juan Pablo Duarte: “El gobierno debe mostrarse justo y enérgico, o no tendremos Patria, ni libertad ni independencia”.

-- publicidad --