Viernes, 18 de octubre, 2019 | 4:38 pm

Turismo e inseguridad



No hay dudas que nuestro país, la República Dominicana, es el principal destino turístico del Caribe y que recibe la mayor cantidad de visitantes de toda la región.

Que junto a las remesas y las zonas francas son el principal soporte de nuestra economía, generando más de 8,000 millones de dólares y 300,000 empleos directos.

Estados Unidos, sigue siendo nuestro principal mercado emisor, con más del 43 por ciento de los visitantes que llegan al país, alrededor de 2.3 millones de personas. Son cifras envidiables que están llamadas a seguir aumentando cada año y que cualquier otro destino del Caribe desearía tener para el bien de su economía.

Pero para poder seguir exhibiendo esos números y que los mismos vayan aumentando cada año, debemos prestarle más cuidado a nuestro turismo, porque no es cuestión de que vengan más turistas, que se generen empleos y aumenten las divisas.

Hay factores internos y externos a la llamada “industria sin chimenea” a los que debemos prestarles mucha atención para que no nos agarren ‘asando batata’, como dice el pueblo.

Los internos los puede resolver el mismo sector turístico, como son calidad de los servicios, mantenimiento a las áreas, entrenamiento al personal y mejores condiciones de trabajo, entre otros.

Los factores externos corresponden a las autoridades nacionales, garantía jurídica, seguridad, infraestructuras, facilidades o incentivos.

De estos últimos el mayor daño se lo hace a un destino turístico la inseguridad, acompañada de la criminalidad, delincuencia, complicidad, la confabulación.

Si bien es cierto que tenemos a nuestro favor todas las bondades de nuestro destino turístico, No es menos cierto que arrastramos altos niveles de inseguridad y delincuencia.

Solo basta como ejemplo la denuncia hecha por el Consejo Nacional de Comerciantes de República Dominicana (Cenacerd) de que perdieron entre enero-abril más de 17 millones por robos y asaltos. Si no queremos que nuestra imagen como destino turístico se vea afectada debemos corregir los males que nos afectan como sociedad, y no querer ocultarlo.

O no son ciertos los asaltos, robos, sicariatos, que delincuentes condenados anden sueltos, que cualquiera tiene un arma de fuego, que el transporte es un caos y los motores no respetan la luz roja, que a cualquiera los matan por un celular o un motor, que guardias y policías se involucran en actos delictivos. Y lo dejo ahí.

Publicidad