Sábado, 20 de abril, 2019 | 9:09 am

Trastornos mentales y conducta delictiva (I)



“Ese hombre mató a esa mujer porque tá loco” “Ella se comporta así porque parece que no está bien de la cabeza” ….  Muchas veces asumimos que toda personal que comete un delito es porque tiene algún trastorno mental. Pero ¿será cierto?

Psicopatología y delincuencia” es un libro de texto que uso para consultar en determinadas ocasiones.  Entiendo que es muy didáctico, tanto por la manera de explicar los diferentes trastornos psicológicos que aborda como por los ejemplos que expone.

Tiene un capítulo que definitivamente llamó mi atención: “Psicopatología y delincuencia”.  Su autor, Ismael Loinaz, precisa en la introducción que describir la relación entre psicopatología y conducta delictiva no es un objetivo fácil puesto que hay “una gran variedad de resultados y una multitud de conexiones entre variables”.

“Las teorías e investigaciones criminológicas indican que la delincuencia se puede aprender, que existen características individuales que predisponen al delito, que en ocasiones los delitos se pueden explicar por tensiones sufridas por el delincuente y que los factores sociales juegan un papel relevante”.  De acuerdo con Loinaz, uno de los factores individuales más analizados es la psicopatología.

La psicopatología es la ciencia que estudia el origen y las características de los trastornos psicológicos.

Algunos de los trastornos psicológicos, explica Ismael Loinaz, como los adictivos y los del control de los impulsos (la cleptomanía, la piromanía, la ludopatía o el abuso/dependencia de distintas drogas) y determinados trastornos sexuales parafílicos (como la pedofilia, el exhibicionismo, el voyeurismo y el froteurismo) pueden desembocar en un delito o constituir uno en sí mismos.  “Sin embargo, se da un predominio de la investigación que relaciona la psicopatología con un tipo delictivo concreto: los delitos violentos).

Una idea en la que se detiene Loinaz es que los trastornos mentales rara vez son un factor único precipitante de la conducta delictiva o violenta; ni todas las personas con un trastorno mental son violentas y cometen delitos ni todos los delincuentes presentan trastornos mentales.  “Por el contrario, en realidad las personas que sufren de un trastorno mental muchas veces corren un riesgo mayor de involucrarse en situaciones violentas o delictivas en el papel de víctima.

Explica que es por ello por lo que la psicopatología debe entenderse como un factor de riesgo que, en combinación con otras situaciones o variables contextuales puede incrementar la probabilidad de conducta delictiva, pero que difícilmente puede explicarla por sí sola.

En nuestra columna de la semana próxima hablaremos de cuáles son los principales delitos que se relacionan con determinados trastornos.

Publicidad