Tomasa Martínez, madre bombera a quien el COVID-19 y Duquesa la pusieron a prueba

244
Tomasa Martínez, SUB Jefa de Bomberos SDN

SANTO DOMINGO.-“En los últimos días he vivido largas horas de suspenso y trabajado 24/7, a tal punto que en ocasiones al regresar a la casa he tenido que decirle a mi hija que me quite las botas porque no aguanto ya el dolor en los pies”.

Ese testimonio es de Tomasa Martínez García, sub jefa del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo Norte, madre de dos jóvenes de 18 y 22 años, comprometida con el trabajo y a quien el COVID-19, y los recientes incendios del Parque Mirador Norte y más adelante el del vertedero de Duquesa, se combinaron para poner a prueba su capacidad gerencial, como administradora de empresa.

Tomasa Martínez García junto a sus dos hijos.

Durante el aislamiento por el coronavirus y con la declaratoria de emergencia de que fue objeto su demarcación, ella ha tenido que lidiar y dirigir parte de las brigadas bomberiles en las jornadas de desinfección en sectores como Los Guaricanos, Sabana Perdida y otros barrios al filo del contagio por la propagación del virus.

Sin embargo, cuenta que “lo que le puso la tapa al pomo fue el gran incendio de Duquesa, donde nos mantuvimos en vilo, casi sin poder dormir, y atentos a todo lo que requerían las brigadas para poder seguir activos y acabar con esa amenaza que ponía en juego la salud del Gran Santo Domingo”.

Tomasa, hoy da gracias a Dios porque han bajado las tensiones y el agotamiento nunca antes sentido desde que en el 2016 asumió ese cargo, el cual se convirtió para ella en un reto como mujer.

Dice ser capaz de coger la manguera para sofocar un incendio, guiar el camión de Bomberos si es necesario, al tiempo de asumir la administración del Cuartel de Bomberos, que es tarea principal que tiene a cargo.

Origen
Orgullosa hoy de sus logros personales, Martínez García cuenta que es oriunda de Rio San Juan, provincia María Trinidad Sánchez y su mayor satisfacción es la de mantener una relación familiar de 23 años con su esposo, con quien procreó dos hijos, quienes cursan ya carreras de Diseño, y Negocios Internacionales y al tiempo de trabajar, atender un negocio familiar y los quehaceres del hogar.

“Vengo de una familia pobre, a partir de los doce años mis padres me prestaron a una prima para que le ayude aquí en la Capital en los quehaceres de la casa y atenderle los niños, porque eran agricultor y ama de casa, no tenían condiciones para ponerme a estudiar”, rememora.

Tomasa, descendiente de una familia de ocho hermanos afirma que estos también corrieron suertes similares, estudiaron con gran esfuerzo y algunos emigraron a Estados Unidos.

La mujer de 51 años afirma que luego de esa primera vivencia, a los 15 años se mudó a casa de una tía donde continúo el bachillerato, ingresó a una academia de belleza y posteriormente se graduó de Administradora de Empresa en la Universidad Tecnológica de Santiago.

Trabajando como administradora de una estación de combustible, que aun regentea, en 2016 un amigo la motivó para ingresar al Cuerpo de Bomberos en el área de administración y por su vocación de servicio se ha inclinado más por este oficio.

“Desde entonces me he preparado para esta misión, cuando tengo que coger la manguera, deslizarme desde lo alto por un tubo y hasta tomar el camión lo hago, en base a mis conocimientos”, comenta la joven madre que dice estar siempre pendiente en cualquier evento y en estos últimos días ha tenido que levantarse hasta las tres de la madrugada a dirigir parte de las brigadas en determinadas jornadas.

En el incendio del Parque Mirador asegura que estuvo en muchos frentes, incluido hasta el reparto de comidas y todo lo necesario para los miembros del Cuerpo de Bomberos, sus jornadas empiezan bien temprano y lo más difícil lo vivió a partir del 28 de abril cuando se inició el incendio Duquesa, gracias a Dios hoy bajo control.

Como madre comparte los quehaceres del hogar junto a su esposo, que se dedica a los negocios y sus dos hijos, especialmente en estos últimos meses en lo que no han podido contar con personas que les asistan en la casa.

“Durante la pandemia, quien llega primero a la casa empieza las actividades”, afirma Tomasa, quien se considera una persona comprometida con el trabajo, valiente y convencida de que con esfuerzo todo se consigue”, añade tras exhortar a la nueva generación de jóvenes que no vacilen en lo que deseen.

-- publicidad --