Lunes, 19 de agosto, 2019 | 10:44 am

Tema de reelección pasa por acuerdo Leonel-Danilo o trae la división

Conflicto. Legisladores del PRM y del PLD asumen compromiso contrario a una reforma constitucional. Resistencia. Sector peledeísta insiste en rechazo.

Existe la perspectiva de que el Comité Político del PLD sea apoderado de la iniciativa para que Medina sea habilitado y participe en primarias de octubre.
Existe la perspectiva de que el Comité Político del PLD sea apoderado de la iniciativa para que Medina sea habilitado y participe en primarias de octubre.


SANTO DOMINGO.-El dato de que hay 92 diputados de los partidos Revolucionario Moderno (PRM) y de la Liberación Dominicana (PLD) que han asumido el compromiso de frenar un proyecto de reforma de la Constitución para facilitar la repostulación de Danilo Medina para los comicios de 2020, pone en evidencia que esta vía podría estar descartada en el Congreso Nacional.

Entonces una iniciativa de esta naturaleza solo sería posible si se materializa un acuerdo entre el presidente Medina y el expresidente Leonel Fernández.

El liderazgo de Danilo y Leonel ha opacado a los emergentes.

El liderazgo de Danilo y Leonel ha opacado a los emergentes.

Cerrado ya el camino del Tribunal Constitucional por su fallo de hace algunos meses, de que no puede pronunciarse sobre la “inconstitucionalidad de la Constitución”, se pensaba que los promotores del continuismo, en su mayoría funcionarios y cercanos colaboradores, explorarían las atribuciones de la Asamblea Nacional por la significativa representación legislativa que tiene el PLD.

Sin embargo, el atrincheramiento del expresidente Fernández y sus adeptos en el PLD ha ensombrecido el panorama, con la amenaza de que una acción encaminada a propiciar la reforma constitucional sería un elemento que atraería dificultades internas que lesionarían la unidad y pondría en peligro la retención del poder para los comicios de 2020.

Postura de Leonel

“No hay marcha atrás” no solo debe verse como un grito de guerra de Fernández y su grupo como ‘salvaguardia’ de la Constitución, sino que también constituye una señal de que no habría ninguna posibilidad de negociaciones parecidas a las de 2015, en cuyo escenario el exmandatario fue presionado -por la coyuntura de ese momento- y tuvo que ceder sus aspiraciones e inclinarse a apoyar el segundo mandato de Danilo Medina.

Otro punto a favor de los opositores de la reelección dentro del PLD es que una gran parte de las encuestas que se publican en los medios de comunicación ponen al descubierto la poca aceptación de un amplio segmento de la población de una repostulación de Medina, a pesar de los logros que en materia económica pueda exhibir el Gobierno, que son reconocidos por organismos internacionales.

La decisión tomada por 46 de los 50 diputados del PRM, al firmar un documento de compromiso contra la reelección, es otro elemento que despeja dudas sobre cualquier posible transacción -política o económica- que genere fricción dentro de esa organización por culpa de negociaciones que conduzcan a impulsar un proyecto continuista al margen de las directrices trazadas por sus líderes Hipólito Mejía y Luis Abinader.

En ese contexto, las promociones de actividades de respaldo a la gestión del presidente Medina vienen a servir de termómetro por parte de los reeleccionistas para percibir el nivel de compromiso que existe entre muchos peledeístas y ciudadanos, pero también un mecanismo de presión para que el Jefe del Estado se vea tentado a transitar un camino hacia 2020 que pudiera estar lleno de obstáculos y con repercusiones políticas e instituciones de gran envergadura.

El presidente Medina pudiera encontrarse en la encrucijada de tratar de buscar la repostulación, pese a la prohibición constitucional que pesa en su contra, o constituirse en un ente de equilibrio para que el PLD presente a otro candidato que garantice la continuidad de los peledeístas en el Palacio Nacional, que las encuestas apuntan a que solo puede ser Leonel Fernández, por las simpatías que aun mantiene en ciertos segmentos fuera y dentro de esa organización.

Nuevas figuras

Si bien a lo interno del PLD parecería que no habría ningún inconveniente para que prospere un proyecto reeleccionista, por la mayoría de simpatizantes que ha acumulado el denominado “danilismo”, el obstáculo peligroso y pedregoso ha surgido en el entorno del Congreso Nacional y en la resistencia de Leonel Fernández y sus seguidores a abrir una brecha a posibles conversaciones que auspicien que en torno al Mandatario se pueda articular una candidatura ganadora para los venideros comicios.

En la actual coyuntura, Medina y sus colaboradores más connotados -Gonzalo Castillo, José Ramón Peralta y otros más- están obligados a explorar la eventualidad de que el PLD concerte la habilitación política del Jefe del Estado y así pueda postularse a partir de las elecciones de 2024, pero esta iniciativa vendría a castrar el surgimiento virtuales líderes para sustituir las figuras de Leonel Fernández y Danilo Medina, evitando así las amargas experiencias sufridas en los partidos Revolucionario Dominicano y Reformista Social desde la desaparición física de José Francisco Peña Gómez y el expresidente Joaquín Balaguer.

El hecho de que aspirantes como Andrés Navarro, Carlos Amarante Baret, Temístocles Montás, Francisco Domínguez Brito, Radhamés Segura y Manuel Crespo activaran propuestas políticas presenta un abanico de oportunidades para que el PLD tenga la posibilidad de estructurar, en el futuro inmediato, una candidatura viable al margen de los liderazgos que hoy encarnan Medina y Fernández, lo que no se vislumbra en los casos del PRD y del PRSC, que han tenido que sufrir divisiones por la falta de un equilibrio.

La reforma

92  Opositores en el Congreso.
El PRM tiene 50 diputados y el grupo de Leonel Fernández otros 42.