Viernes, 19 de abril, 2019 | 12:15 pm

Talento



Si te preguntara cuál es tu talento, ¿qué responderías? Tómate unos minutos antes de contestar. Me refiero a esa cualidad innata que siempre te ha hecho destacar frente a los demás.

Todos tenemos por lo menos una. Y hablo de esa que tú reconoces, no la que los demás te dicen.

¿Ya? Pues ahora piensa, escribe, verbaliza como mejor te convenga, qué has hecho hasta el día de hoy para llevar ese talento a su máxima expresión.

Hazlo con total sinceridad, con un poco de autocrítica y sobre todo a corazón abierto.

De verdad, si crees que has dado todo de ti para convertir ese talento en tu seña de identidad, en tu propuesta de valor como dicen en Mercadeo… Te admiro.

Todavía no he llegado a entender por qué hay tanto talento desperdiciado. Hoy, más que nunca, veo gente joven, muy joven, incapaz de apostar por sí misma más allá de querer aparentar en vez de realmente conocerse, quererse y dar lo mejor de sí.

Cuando encuentro personas que tienen ese talento, muchas ganas y sobre todo la dedicación, me emociono, lo confieso.

Por el contrario, cuando me cruzo con alguien lleno de potencial que no lucha por él, que todo le da igual o, peor aun, se cree merecedor de algo sin trabajarlo, me da pena.

Reconozco que no es fácil encontrar el camino, la crítica dura está al día, la presión para ser y destacar anula muchas veces la verdadera vocación, la inseguridad, el miedo a equivocarse… Pudiera dar mil razones.

Pero de verdad, ahora que por unos instantes has pensado en que eres bueno, trabaja, cree en ti, poténcialo, llévalo al límite. Te aseguro que llegará un momento en el que mirarás hacia atrás y te darás cuenta que todo, todo mereció la pena.

Publicidad