Suma de todo

172
José Báez Guerrero

Me escribe Montoya otra proverbial postal. Me recrimina estar obsesionado con la política. Para distraerme, pregunta algo casi imposible de responder, tras enmarcar su pregunta con agudo gadejo filosófico y físico. Veamos: “Supongamos que Gonzalo y Luis salen ambos juntos desde el Sol hasta la Tierra montados en un mismo rayo de luz.

Llegarían en ocho minutos. Si salen a las 12:00 meridiano, ¿qué hora era allá al salir?”. Le respondí que ahora y siempre es la misma hora universal en todas partes si creemos que el universo es unívoco.

Si creemos en “multiversos” simultáneos, puede ser cualquier hora dependiendo de la ruta. Aunque la luz tarde ocho minutos, la hora actual terrestre es la misma simultáneamente en todas partes.

En física no cuántica, el tiempo es la cuarta dimensión espacial junto con las tridimensionales altura, anchura y profundidad.

El tiempo es imprescindible para verificar la materia y el movimiento, dos distintas manifestaciones de la energía. La suma de todo es Uno. “Hic et nunc”, diría Isidoro a Nerón. ¡Cuánta filosofía!

-- publicidad --