Martes, 23 de abril, 2019 | 8:17 pm

Síndrome de excitación sexual persistente



Este síndrome fue descrito en 2001 como una sensación de excitación genital sin un desencadenante sexual previo, que persiste durante períodos prolongados de tiempo y no desaparece a pesar de tener orgasmos. No tiene relación alguna con la hipersexualidad o adicción al sexo ni con la multiorgasmia.

Hasta hace pocos años, solo se había descubierto en mujeres, en los últimos años, solo encuentro un caso documentado de un hombre, un estadounidense que lo desarrolló en 2012 luego de una caída que le desplazó una vértebra. Este dice tener aproximadamente 100 orgasmos diarios sin estimulación.

Es un trastorno que provoca una excitación genital involuntaria, sin ningún estímulo sexual aparente. En este trastorno, el orgasmo tan deseado por las mujeres, en lugar de producir ese gran placer esperado, se convierte en un gran sufrimiento, pues al vivir todo el tiempo excitada, se producen orgasmos permanentemente haciendo esto que la vida de la mujer sea extremadamente incómoda.

Es una situación muy molesta, ya que no se puede evitar esa excitación, que termina en orgasmos inoportunos e inevitables.

Las causas son desconocidas hasta ahora, aunque en algunos casos se ha asociado a ciertos trastornos orgánicos.
Las mujeres que lo sufren dicen que sienten aumento de la frecuencia cardíaca, aceleración de la respiración y contracción de la musculatura pélvica, además de mucha ansiedad y angustia.

Su vida sexual es desastrosa, ya que pierden el interés sexual a causa de estar permanentemente con esta tensión en los genitales.

Publicidad