“Si se camina por la ley no hay ningún problema” dicen haitianos

“Si se camina por la ley no hay ningún problema” dicen haitianos legales

“Si se camina por la ley no hay ningún problema” dicen haitianos legales

Haitianos en las calles/Foro Luis Ariel Rivera

Santo Domingo.- “En todos los países hay deportaciones y la gente tiene que caminar por la ley, si tu camina por la ley no pasa nada, no tiene problema, si no es así tendrá problemas siempre”, es la opinión de un haitiano residente en la República Dominicana en torno a las deportaciones masivas que ha estado realizando el Gobierno en los últimos días.

Nene Jean está consciente de que a quienes deportan es porque están ilegales y pone de ejemplo que en Estados Unidos también hacen deportaciones a quienes no cumplen con sus leyes, por lo que dice que no tiene temor de salir a trabajar cada día a vender cocos en su triciclo para ganarse la vida.

Aunque está legal con un carnet, se queja de que lleva más de un año dando viajes a las oficinas de Migración para adquirir la documentación de residentes, pero solo le dicen que está en proceso.

Te recomendamos leer: Qué tan difícil ha sido para los empadronadores censar haitianos

Muchos haitianos se niegan a hablar de esa situación, mientras otros con documentos vencidos han optado por salir lo menos posible por el miedo a ser arrestado por las autoridades migratorias.

Otros se quejan porque dicen que están siendo abusados por agentes de la Policía Nacional y por Migración, de quienes aseguran aprovechan el momento para extorsionar a los detenidos exigiéndoles dinero aunque estén legales, y en algunos hasta los maltratan físicamente.

Desde que el presidente Luis Abinader dijo que se iban a incrementar las deportaciones de ilegales, miles de haitianos han sido detenidos y enviados al vacacional de Haina, donde son recluidos previo a ser enviados a su país.

En el país miles de haitianos trabajan de manera informal vendiendo diferentes artículos en las calles, y aunque la mayoría tiene sus documentos se mantienen atemorizados y huyen cuando se acerca un vehículo de la Dirección de Migración porque algunas veces son obligados a subir a subir en condición de detenido y pierden la mercancía.



José Miguel de la Rosa

Noticias Relacionadas