Sábado, 17 de agosto, 2019 | 11:03 pm

Si no hay transparencia las sospechas son legítimas



Desde hace tiempo se viene reclamando que se den a conocer los resultados de las auditorías efectuadas en los últimos años a las federaciones deportivas, sin que hasta el momento se sepa cuál ha sido el destino de las mismas.

La Cámara de Cuentas, organismo responsable de su ejecución y publicación para los fines correspondientes, que se sepa, no ha concluido ni un solo expediente, a pesar de la la lucha que desarrolla la sociedad por trasparentar el gasto del Estado y poner freno a la corrupción.

No es posible que auditorías que se efectuaron hace años estén durmiendo el “sueño eterno”, no obstante los organismos encargados de ejecutarlas contar con el personal suficiente y calificado para haberlas concluido.

Tras el escándalo en la Federación de Fútbol, cada día se agregan otras en las que sus directivos están en condición de “sospechosos” por supuestos malos manejos de los recursos.

El caso del fútbol ha provocado una ‘seguidilla’ para que otros se animen y exijan que se pongan las cuentas claras, de una vez y por todas.

Y esto es lo correcto, porque mientras más claridad, más amistad, aunque si hubiesen “buenas intenciones” se supone que los dirigentes que manejan recursos debieran ser los primeros en pedir que se publiquen los estados de cuenta de esas entidades, porque de lo contrario se mantendrá la sospecha de que hay un mal uso del dinero en esas federaciones.

Hoy más que nunca la sociedad necesita de transparencia, y los dirigentes deportivos deben estar a la vanguardia.
Porque con todas las dudas que han generado, y que se incrementan exponencialmente todos los días, lo mejor para ellos es que se pongan las puntos sobre las íes.

RADARES.- Los próximos Juegos Nacionales, previstos para iniciar el seis del próximo mes en la provincia Hermanas Mirabal, han despertado el interés del país, tras una soberbia y bien coordinada campaña de promoción y publicidad por todos los medios. Ojalá, que este evento cumpla su cometido, porque ese evento cumplió su cometido hace tiempo…

Los cambios de dirigentes que se han registrado en las últimas horas en el béisbol profesional, demuestran la presión que tienen los dueños de equipos para no quedar descalificados…Mucha gente debe estar “tranquilita”, sin espantar las avispas, para no despertar hasta a sus propios demonios.