Roble amarillo, mejor indicador de primavera

Notoriedad. A mitad del ciclo de esta temporada es cuando sus flores se vuelven más llamativas. Polinización. Colibrís y abejas les ayudan a transportar polen de una flor a otra.

320
Sus flores tienen forma de trompetas en forma de racimos, donde los colibrís, abejas y otros insectos se pasean. alberto calvo

SANTO DOMINGO.-Sus hermosas y brillantes flores amarillas, tipo trompetas, engalanan hoy parques, jardines y áreas verdes de la ciudad y otras demarcaciones, convirtiéndose en un atractivo para los amantes de la naturaleza.

Es que este pequeño árbol, conocido comúnmente como roble amarillo, originario de Brasil y que ha sido introducido al país, es utilizado aquí de forma ornamental.

De acuerdo con Francis Jiménez, subdirector del Jardín Botánico Nacional Rafael M. Moscoso, esta especie que lleva por nombre científico (Tabebuia aurea) prospera en ambientes húmedos y semi húmedos, a mediana y baja elevación.

Se impone entre los meses de abril y mayo por ser caducifolio, es decir pierden follajes y contribuyen así a la polinización, ya que las flores son detectadas por los insectos con más facilidad.

Características
“Esta especie alcanza una altura de quince a veinticinco pies, y puede ser más alta dependiendo si encuentra circunstancias ideales; su ramas y tronco son retorcidas y la copa o corona esta compuesta por dos o tres ramas principales”, precisó el botánico, tras especificar que los follajes u hojas de color verde oscuro las pierde antes de la floración.

Las flores tienen forma de trompetas en forma de racimos y miden de dos a tres a pulgadas de largo, sirviendo de hospederas a los colibrís, abejas y otros insectos.

“Sus frutos son vainas marrones, secas, duras alargadas hasta de 12 pulgadas de largo y se reproducen por semillas o acodos aéreos”, sostiene Jiménez.

Adorna las calles
Son comunes en diversos puntos de la urbe, especialmente en grandes áreas verdes, como además se han plantado en aceras de algunas de las avenidas de Santo Domingo.
Son un poco resistentes, pero cuando se trata de tolerar vientos huracanados muy fuertes no aguantan mucho.

Su mayor uso es ornamental, como en las zonas rurales se utilizan para empalizadas y también para dar sombra.

— Defensa
Como un mecanismo de defensa, los árboles caducifolios (botan las hojas) para ahorrar energía y dar más espacio al desarrollo de sus flores, que posteriormente producen semillas.

-- publicidad --