Ríos Isabela y Ozama, un peligro expansión del cólera en el país

Ríos Isabela y Ozama, un peligro expansión del cólera en el país

Ríos Isabela y Ozama, un peligro expansión del cólera en el país

Santo Domingo.-Los ríos Isabela y Ozama constituyen un peligro de expansión del cólera, enfermedad que ha afectado ya a ocho personas en el país, de las cuales seis residen en La Zurza, que es una de las comunidades ubicadas en la ribera del primero de estos dos ríos.

Y es que en algunos puntos del Isabela, luego de un estudio realizado por el Ministerio de Salud Pública, se detectó la presencia en el agua de la bacteria Vibrio cholerae la cual genera el cólera.

Habitantes procuran tener las medidas de higiene.

El problema con esto es que el microbio puede sobrevivir fuera del organismo hasta siete días, pero puede vivir semanas si el agua está contaminada con materia orgánica.

En este punto radica el principal inconveniente, no sólo en La Zurza, sino también para aproximadamente 10 sectores que convergen en las márgenes de los referidos ríos, pues en estos son vertidos todo tipo de desechos sólidos, como las excretas o heces fecales.

Estas comunidades del Gran Santo Domingo corresponden a las llamadas zonas vulnerables, ya que viven en condiciones de hacinamiento y durante temporada de huracanes son golpeadas por las inclemencias del tiempo.
Producto de todo esto, son considerados por muchos como sectores inhabitables, por las situaciones de insalubridad en que vive la mayoría de sus moradores.

Falta agua
Estos ciudadanos se ven afectados también por la falta de agua potable, pues aunque llega dos veces a la semana, algunos no cuentan con tuberías y tienen que abastecerse de los vecinos.

Además, esta situación lleva a familias a tener que destinar dinero para la compra de botellones de agua, mientras otros la toman de afluentes que consideran limpios como La Poza en La Zurza.

En tanto que, según el informe Enhogar 2022, el 53 % de los hogares del país recibe agua para uso doméstico del acueducto, dentro de la vivienda. Sin embargo, en los hogares de grupos socioeconómicos muy bajos, el porcentaje disminuye a 7.5 %.

Reforzar

Hombres lavaban su ropa y se bañaban en la pocita.

La presidente de la Sociedad de Infectología, Clevy Pérez, refirió que al estar contaminando el río también lo están los peces y el cólera precisamente se contrae por alimentos y agua contaminada.

Consideró que hay que mejorar las labores preventivas, sobre todo, en educar a la población en cómo potabilizar el agua y cómo lavar correctamente los alimentos.

De su lado, en un recorrido realizado por reporteros de EL DÍA, los comunitarios de La Zurza expresaron su preocupación por la situación sanitaria, pero aseguraron que están tomando las medidas para evitar contraer el cólera.

Asimismo, destacaron la labor de entidades como Salud Pública y la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), las cuales ofrecen ayuda.

Martín Guzmán, quien se vio afectado por la enfermedad, dijo que está tomando todas las precauciones necesarias en el hogar para que esta no se siga propagando.
Domingo Taveras, residente en el lugar, informó que este viernes harán limpieza en el barrio.

Zonas vulnerables

— Comunidades
En las márgenes de los ríos se encuentran La Ciénaga, Los Guandules, Gualey, Las Cañitas, ensanche Simón Bolívar, Capotillo, La Zurza, Ensanche Isabela, Los Tres Brazos, El Petróleo, barrio La Isla, Oxígeno y Molinuevo.

SP instala hospitales móviles en La Zurza
Asistencia. El Ministerio de Salud Pública instaló dos hospitales móviles para rehidratación en La Zurza, luego de registrarse casos de cólera en el lugar.

Allí se encuentran médicos epidemiólogos, enfermeras y un equipo técnico que dará asistencia ante cualquier caso sospechoso que necesite hidratarse. También cuentan con solución salina, analgésicos, entre otros.

De acuerdo con el director del Área IV de Salud, Jesús Suardí, se está yendo casa a casa entregando kits con sueros de rehidratación oral, cloros, manitos limpias, además, brochure informativos en español y creole, ya que en la barriada hay una gran población de inmigrantes haitianos.

De igual forma, con la finalidad de que los residentes del sector no sigan utilizando el agua de la pocita fueron instalados 23 tinacos donde las personas pueden ir a abastecerse.