Domingo, 22 de septiembre, 2019 | 10:08 am

Región Latinoamérica busca respuesta a la crisis climática

Foro. En Brasil se desarrolla “La Semana del Clima de América Latina y el Caribe”.Plan. Bolsonaro se plantea un giro radical en política medioambiental.

La tasa de deforestación en la selva brasileña creció un 66 % en julio pasado.
La tasa de deforestación en la selva brasileña creció un 66 % en julio pasado.


SAO PAULO.-La Semana del Clima de América Latina y el Caribe busca desde ayer respuestas para la crisis climática en un encuentro celebrado en Brasil, país que se encuentra en el punto de mira por las polémicas propuestas impulsadas por el presidente Jair Bolsonaro, en materia medioambiental.

La cita, que se celebra hasta el viernes en la ciudad brasileña de Salvador, capital del estado de Bahía (nordeste), reúne a lo largo de la semana a representantes de la ONU, Gobiernos, empresas, académicos y organizaciones no gubernamentales para discutir la agenda del clima en la región.

Brasil declinó en un primer momento de organizar la reunión, pero el Gobierno brasileño se retractó y será el anfitrión de una semana que servirá como termómetro para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP-25) que se celebrará en diciembre.

de este año en Chile. El Ejecutivo de Bolsonaro estará representado por el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, quien mañana participará en la plenaria de apertura junto con el alcalde de Salvador, Antonio Carlos Magalhaes.

Tasa de deforestación

De acuerdo con un informe del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon), que desde hace 28 años estudia la región, la tasa de deforestación en la selva brasileña creció un 66 % en julio pasado.

El aumento de tala de árboles en el pulmón verde del planeta ha llevado a Noruega y Alemania a suspender partidas destinadas al Fondo Amazonía, dedicado a la protección ambiental en Brasil y del que ambos países son los principales patrocinadores. Tras los recortes y las críticas recibidas, Bolsonaro insistió en defender la “soberanía” de Brasil sobre la Amazonía, mandó a la canciller Ángela Merkel a usar los fondos para “reforestar Alemania” y reprochó a Noruega por “matar ballenas” y “extraer petróleo del Polo Norte”.

Desde que llegó al poder, el pasado 1 de enero, Bolsonaro ha propuesto un giro radical en política medioambiental, que pasa por la defensa de la explotación de la selva tropical, la legalización de la minería en las reservas indígenas y la reducción de la fiscalización en áreas protegidas.

Bolsonaro, incluso, llegó a amenazar durante la campaña electoral con abandonar el Acuerdo de París sobre cambio climático -con el que el país se comprometió a reforestar 12 millones de hectáreas hasta 2030-, pero se retractó tras una reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron.

La Cumbre de la ONU

— Convocatoria
El foro tiene como objetivo ayudar a la región a enfrentar la emergencia climática. Las conclusiones se llevarán a la Cumbre de Acción Climática que se celebra en septiembre en Nueva York.