Reflujo gastroesofágico afecta más a hombres

Estadísticas. En Latinoamérica se cuenta con escasa literatura sobre la prevalencia de esta condición. Causas. Sobrepeso, obesidad central, son algunos de los factores de riesgo.

274
Los síntomas principales de esta condición son la pirosis (hervores) y la regurgitación (regreso de los alimentos a la boca).

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), es una afección en la cual los contenidos estomacales se devuelven desde el estómago hacia el esófago.

El contenido gástrico va desde la boca hasta el estómago a través del esófago.
Jorge Alburquerque, gastroenterólogo de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), explica que la ERGE se debe al ascenso del contenido gástrico o gastroduodenal por arriba de la unión gastroesofágica, el cual causa síntomas y/o lesiones esofágicas que llegan a producir complicaciones digestivas y extra digestivas que afectan la calidad de vida de los individuos que la presentan.

Sobre la incidencia, el doctor Alburquerque afirma que en un análisis a nivel global la mayor prevalencia se encontró en el sexo masculino, con estudios universitarios o profesionales y que pertenecen a estratos económicos medio-alto y alto.

Escasa literatura
En Latinoamérica, se cuenta con escasa literatura sobre la prevalencia de la ERGE. Una revisión sistemática evaluó algunos estudios de incidencia en la región (ocho estudios en total, uno argentino, cinco brasileños y dos de México), concluyendo que en esta región la prevalencia fue del 3 al 11.9 por ciento.

Factores de riesgo
Entre los factores de riesgo más importante para el desarrollo de la ERGE, Alburquerque cita: sobrepeso, alcohol y embarazo.

El gastroenterólogo destaca que no deben confundirse con los factores que favorecen o empeoran el reflujo gastroesofágico (ERGE), como grasas, chocolate, café, alcohol y manga gástrica, aunque la evidencia es bastante pobre y hasta controversial, por lo que debe individualizarse para cada paciente.

Síntomas
El especialista sostiene que los síntomas principales de esta condición son la pirosis (hervores) y la regurgitación (regreso de los alimentos a la boca), aunque pueden agregarse otros síntomas como son eructos frecuentes (espontáneos y sonoros), producción excesiva de saliva y sialorrea (incapacidad para retener la saliva en la boca), así como hipo persistente en algunos pacientes.

Alburquerque asegura también que estos pacientes pueden tener síntomas no digestivos, los más comunes y aceptados son: tos, laringitis por reflujo, asma por reflujo y caries dentales.

Presencia o intensidad
El especialista de Cedimat asegura que muchas veces la intensidad o presencia de síntomas de ERGE no se corresponden con los hallazgos de la endoscopía digestiva alta: como son esofagitis erosivas y úlceras.

El estrechamiento del esófago, esófago de Barrett o cáncer esofágico y hemorragia digestiva alta son parte de las complicaciones de este padecimiento.

Diagnóstico
Además de los estudios clínicos, otros recursos diagnósticos que se utilizan en la enfermedad por reflujo, son la radiografía de esófago y estómago con contraste, esta última se utiliza para aquellos casos con sospecha de estenosis esofágicas, hernias hiatales grandes y descartar un esófago corto.

Otro recurso
El especialista continúa diciendo que otro recurso que se utiliza en el diagnóstico de la ERGE, es monitorización del pH esofágico (pH-metría) que consiste en la medición ambulatoria del pH esofágico de 24 horas a 48 horas.

Este estudio está indicado en los pacientes con síntomas típicos o extraesofágicos de ERGE, con endoscopia negativa que no responden al tratamiento convencional y para confirmar la presencia de reflujo patológico en pacientes candidatos a cirugía antirreflujo sin evidencia de lesiones de la mucosa esofágica en la endoscopia, así como para descartar la llamada pirosis funcional.

“La medición del pH intragástrico, en el esófago proximal o en la hipofaringe no se recomienda de manera rutinaria en la evaluación de los pacientes con ERGE”, advierte el gastroenterólogo.

Un paquete balanceado para la salud

La manometría esofágica de alta resolución, es otro de los procedimientos que ayudan en el diagnóstico.

Es superior a la manometría convencional en cuanto al rendimiento diagnóstico, ya que utiliza un sistema de medición objetivo y estandarizado, y permite ver la contractilidad de todo el esófago en forma simultánea por lo que los patrones de contractilidad se reconocen más fácilmente y tienen mayor reproducibilidad. Se debe aplicar siempre antes de una cirugía antireflujo y es muy útil en la evaluación de la disfagia después de cirugía.

Cuando se combina con impedancia, permite distinguir la rumiación de la regurgitación asociada a ERGE y detecta los eructos supragástricos excesivos asociados a ERGE. Por último puede aconsejar al cirujano sobre el tipo de cirugía para corrección de la hernia hiatal.

Existen nuevas técnicas en la evaluación diagnóstica de los pacientes con ERGE.
En Cedimat contamos con los recursos necesarios y el personal entrenado en el diagnóstico y tratamiento de esta condición.

 

Cómo se puede evitar padecer la enfermedad
Pedidas dietéticas. Si se determina que la casusa del reflujo es el consumo excesivo de alimentos grasosos, café o alcohol, se recomienda bajar su ingesta de este tipo de alimentos para mejorar.

También se deben evitar las infusiones que relajan el esfínter esofágico interior como son las bebidas a base de anís, menta o jengibre.

El doctor sugiere, además, esperar al menos tres horas luego de comer para acostarse. Dentro de las medidas de higiene, el doctor Alburquerque detalla que se debe evitar cargar o mover cosas pesadas, utilizar ropa muy apretada y dormir con la cabeza más alta que el cuerpo.

En el caso de las mujeres embarazadas, que suelen presentar muchos de los síntomas de la ERGE, se espera que luego del parto, mejoren significativamente.

-- publicidad --