Martes, 23 de julio, 2019 | 2:07 pm

Reflexión de coyuntura



Al menos uno de los dos miembros del Partido de la Liberación Dominicana que ha ocupado la Presidencia de la República no podrá ser candidato de ese partido en el proceso electoral de 2020.

Lo que hará el que quede fuera de esa boleta va a depender de las circunstancias políticas y del estado anímico con que afronte la situación que se derive del pulso actual que libran esos dos colosos.

Lo que no debe perder de vista ninguno de los dos es su perpetua condición de hombres de Estado, adquirida por su paso por la Presidencia de la República.

Uno y otro han dado muestras de tener conciencia de la historia, pero también de ser aguerridos peleadores políticos.

Que lo segundo no nuble lo primero.

La batalla que ahora libran los grupos que siguen a esos dos hombres de Estado debe tener como límite el bienestar de la nación.

Esa raya deben trazarla ellos mismos, sabiendo que las batallas políticas son transitorias, pero que la nación se les sobrepone.

Los países con madurez democrática viven los procesos políticos, con confrontaciones incluidas, sin que eso afecte su vida institucional y económica.

Aspiramos a que este episodio sea la confirmación de que nuestra democracia maduró.