Abinader desistió de su propósito de una reforma fiscal

Reculó, ¡bien!

Reculó, ¡bien!

José Báez Guerrero

Dirán los opositores que el presidente Abinader desistió de su propósito de una reforma fiscal porque carece de suficiente apoyo popular y en el Congreso. Pero yo lo felicito por dos motivos.

El primero es que sólo los estadistas auténticos se atreven a reconocer cuándo se han equivocado, como en este caso Luis con el sentido de oportunidad para revisar cómo se cobran y gastan los impuestos.

Me molesta que quizás la presión o inconformidad ciudadana pueda hacerlo variar de opinión en otra instancia en que como gobernante deba aplicar alguna medida impopular y necesaria.

Segundo: Abinader fue muy humilde al solicitar acompañamiento en esta difícil etapa en que el país apenas está superando los estragos sanitarios y económicos de la pandemia.

Sin embargo, al felicitarlo doblemente, también me atrevo a aconsejar al presidente: sólo los estadistas auténticos asumen el riesgo de ordenar cuestiones tan impopulares como, en el caso dominicano, es cumplir la ley. Ojalá recular no resultara sólo de acomodarse a encuestas sino de un real propósito de progreso.



Avatar

José Báez Guerrero

Abogado, periodista y escritor dominicano.

Noticias Relacionadas