Reabren al tráfico calles de Orlando, que vuelve a la normalidad tras matanza

100
Orlando
Orlando

 Miami.– La casi totalidad de las calles y avenidas de Orlando (EE.UU.) reabrieron hoy al tráfico, así como los negocios, mientras la ciudad recupera lentamente la normalidad la matanza en la discoteca Pulse, en el que murieron 50 personas, incluido el autor de la masacre.

A excepción de un tramo de la avenida Orange donde se encuentra la discoteca de ambiente gay, abierto solo por el momento a los residentes de la zona, todas las demás calles están ya operativas, señaló en su página web la organización Dowtown South, dependiente del Ayuntamiento de Orlando.

Permanecen también cerrados todavía dos locales, pero la gran mayoría de los negocios han vuelto a sus horarios normales y se espera que durante la semana el regreso a la normalidad sea completo.

La ciudad de Orlando, destino turístico mundial en Florida, hace lo posible para recuperar la cotidianeidad y que la gente circule normalmente de nuevo por sus calles, aunque la masacre perpetrada sea una realidad traumática.

El tiroteo se produjo en la madrugada del pasado 12 de junio, cuando el estadounidense de origen afgano Omar Seddique Mateen, de 29 años, abrió fuego de manera indiscriminada en la discoteca de ambiente gay.

Un total de 16 personas, 4 de ellas en estado crítico, permanecen hospitalizadas en el Centro Médico Regional de Orlando, adonde fueron trasladados la gran mayoría de los 53 heridos de la matanza en la discoteca, muchos de ellos hispanos.

El último boletín médico, emitido hoy, informó que 19 personas fueron ya dadas de alta, mientras que 12 pacientes permanecen estables en una jornada en la que no están previstas nuevas intervenciones quirúrgicas.

Según las transcripciones de las conversaciones telefónicas que mantuvo Mateen con la Policía, reveladas este lunes, el autor de la matanza se identificó como “soldado islámico” y amenazó con poner explosivos en cuatro personas que estaban retenidas en la discoteca Pulse.

Mateen aseguró además a uno de los negociadores que tenía un chaleco como el “usado en Francia”, en referencia a los chalecos explosivos que portaban los terroristas yihadistas que atentaron el 13 de noviembre de 2015 en París, donde murieron 130 personas y hubo centenares de heridos.

-- publicidad --