Rapidez y facilidad, claves del éxito de subagentes bancarios

27

SANTO DOMINGO.- La rapidez y facilidad con que se hacen las transacciones es lo que motiva a Adam Díaz a realizar el pago de sus servicios, retiro y depósitos financieros en cualesquiera de los 4,634 subagentes bancarios diseminados por todo el país.

Esos pequeños puestos colocados por las entidades de intermediación financiera en diversos negocios, como farmacias, ferreterías, colmados y otras actividades les han hecho la vida más fácil a los usuarios bancarios, que como Díaz no tienen mucho tiempo para acudir a una sucursal, ya que elimina el tiempo de desplazamiento y de las filas.

“Yo gastaba más tiempo esperando que haciendo lo que quería hacer en el banco, si es que lo llegaba a hacer”, dice el joven de 23 años de edad, residente en Las Américas, quien desde hace nueve meses hace todas sus diligencias bancarias en el subagente que le quede más cerca, “porque son más rápidos”.

Esa es la razón que ha llevado a los usuarios a elevar la cantidad de transacciones en los subagentes bancarios de 167,506 en el trimestre enero-junio 2015 a 6.5 millones a al cierre de 2018, según las estadísticas publicadas en la página web de la Superintendencia de Bancos.

Estadísticas en aumento

El monto movilizado por estos puestos subió de RD$431.1 millones en el primer semestre de 2015 a RD$20,400 millones en 2018.

Este auge ha llevado a que desde la entrada en vigencia del Reglamento de Subagente Bancario, en el año 2013, las entidades de intermediación financiera hayan instalado 4,634 unidades.

Experiencia

Santo Domingo y el Distrito Nacional son los lugares que más subagentes bancarios tienen. Uno de esos está instalado en la Farmacia Rosanna, ubicada en la avenida San Martín, del ensanche La Fe, del Distrito Nacional, donde una de sus dependientas y usuarias, Anny Encarnación, asegura que acuden más de 20 personas por día.
“Es que venir aquí es como ir a un banco. El cliente hace un depósito y cae ‘ipso facto’ en su cuenta. Además, puede pagar su luz, teléfono, agua y demás servicios en poco tiempo”, expresó la dama del sector Villa Juana. Díaz y Encarnación coincidieron en que, al ser más económico, fácil y rápido acudir a estos puestos, realizan más operaciones bancarias de las que ellos hacían cuando solo podían ir a una oficina.

Es que allí también pueden hacer depósitos en efectivo y cheques, pagos de préstamos, tarjetas de crédito, venta o recarga de tarjetas prepagadas, y recibos remesas.

Apoyo a inclusión

Lo cierto es que estos establecimientos han contribuido a elevar los niveles de bancarización e inclusión financiera, creando de esta forma un mayor acceso a los servicios financieros a residentes en localidades remotas, donde las posibilidades para disposición de estructuras que alberguen a los bancos son limitadas.

“Gracias a los subagentes bancarios los bancos tienen la posibilidad de expandir su cobertura a un menor costo y así ofrecer servicios financieros en zonas donde antes no era factible”, explicó a El DÍA la Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA).

Aseguró que la banca dominicana continuará con el compromiso de elevar los niveles de inclusión financiera y bancarización, procurando que cada vez más dominicanos tengan un mayor acceso a servicios financieros cercanos, eficientes y de bajo costo. Eso contribuye al desarrollo económico y a la superación de la pobreza .

-- publicidad --