Domingo, 20 de octubre, 2019 | 7:40 am

¡Qué tortor!



Hay legítimas razones para oponerse a reelegir a Danilo Medina. Hay antireeleccionistas por principio; otros creen en límites de términos como en Estados Unidos.

Pero los leonelistas que incordiaron frente al Congreso, con diputados manoteando a generales policiales, no argumentan nada similar. Simplemente desean impedir la habilitación del Presidente para que Leonel Fernández intente regresar a una cuarta presidencia, sin molestarse en explicar por qué a su juicio su candidato es mejor.

Si realmente, como alegan, no hay suficiente apoyo congresual para la modificación constitucional, ¿no sería un enorme triunfo político derrotar al danilismo con votos en vez de tanto dramatismo mediático?

Y aun si habilitan a Danilo, ¿no sería ideal que los miembros del PLD decidan en primarias a quién quieren de candidato? Más aun, si Danilo supera ambos escollos, ¿no podrían los leonelistas negarle un triunfo electoral en 2020? Evidentemente no se trata de ninguna defensa de la Constitución, sino del terror que sienten de contar votos. ¡Quien se siente ganado no fuñe tanto! Mientras tanto, todos vamos hartándonos…

Publicidad