¿Qué pasa con el dólar?

262
Claudio Caamaño Vélez
Claudio Caamaño Vélez

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo; puedes engañar a algunos todo el tiempo; pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

Es una popular fase de Abraham Lincoln que se ajusta muy bien a lo que pasa con el dólar en República Dominicana.
Danilo Medina ha sido un farsante desde antes de tomar el poder. Su disposición de perseguir la corrupción por el simple rumor público es un ejemplo.

Los “grandes logros” de Danilo son una ilusión. Cuando se midieron los índices de rendimiento de nuestros estudiantes quedó evidenciado que en ocho años de “revolución educativa” estamos en el sótano. Antes del 2012 el sector agropecuario crecía a un 8 %, luego de las “visitas sorpresa” crece menos de un 4%.

Así mismo esa cantaleteada “solidez” de la economía dominicana es otra mentira. En apenas ocho años Danilo ha pedido prestado más que en los anteriores 168 años de la República Dominicana.

El aumento del dólar en estos días no ha sido algo anormal. Todo lo contrario, lo anormal es que el dólar haya estado “estable” durante tanto tiempo. Esa es una de las magias del actual gobernador del Banco Central, pero hasta a un mago tan costoso como él los trucos se le acaban.

Ahora Valdez Albizu pretende echarle la culpa al coronavirus. Pero desde hace mucho tiempo había un déficit de dólares. Los bancos los vendían de forma controlada, y cada vez en menor cantidad.

Por años mantuvieron frenada la tasa del dólar de manera ficticia, para que no se evidenciara la realidad. Pero la mentira tiene patas cortas. El dólar subió, y seguirá subiendo. Pero no por el virus, sino por la mala administración.

-- publicidad --