¿Qué hacer si un diente sale de la boca repentinamente?

2654
Odontóloga - Endodoncista

En odontología le llamamos ¨Avulsión Dental¨ a la completa salida o exarticulación de un diente desde su alvéolo, es decir, cuando sale de la boca manteniendo su extensión anatómica (corona y raíz).

Este tipo de traumas es más común en los niños, por la hiperactividad de algunos, pero también se puede presentar en adultos, con una caída inesperada, un accidente automovilístico, una pelea física, jugando algún deporte sin usar protección dental, entre otros. Los dientes más afectados en un alto porcentaje son los incisivos (dientes delanteros).

El perder un diente delantero compromete en un cien por ciento la estética bucal, la sonrisa no sería igual de radiante; la consecuencia en muchos pacientes es que le afecta la autoestima, la comodidad, la seguridad y las ganas de relacionarse normalmente con los demás.

La buena noticia es que estos dientes pueden recuperarse, pueden reimplantarse, pero el éxito del tratamiento no solo va a depender del odontólogo, también depende del paciente. El período extraoral es muy importante para que la recolocación del diente sea favorable a largo plazo. Lo primero que usted deberá hacer es buscar y recoger el diente, sosteniéndolo por la corona.

Para obtener la mayor posibilidad de éxito los fibroblastos deben encontrarse en buen estado, ya que al no recibir irrigación sanguínea pierden rápidamente metabolitos, es por esta razón que el factor que más repercute en el éxito es la rapidez del reimplante, hay que procurar hacerlo en los primeros 5 a 20 minutos.

Si el diente está limpio colóqueselo inmediatamente en el espacio vacío, si está sucio lávelo de manera muy suave con suero fisiológico que puede conseguir fácilmente en cualquier farmacia.

En caso de verse imposibilitado de realizar esta acción, sumerja el diente en un envase con leche blanca a temperatura ambiente, preferiblemente descremada; también puede guardar el diente debajo de su lengua o en suero fisiológico. Luego llame a su odontólogo para acudir al consultorio inmediatamente, sin importar que sea en horario no laborable, este caso tiene carácter de urgencia.

Todo el procedimiento restante lo hace el odontólogo, déjelo realizar el protocolo a seguir y escuche detenidamente sus consejos.

Vale la pena resaltar que aunque se realicen todos los pasos correctamente, la avulsión dental es uno de los traumas más agresivos que puede sufrir nuestra dentadura y su pronóstico siempre será ¨reservado¨.

No todos los pacientes reaccionan de igual manera a los tratamientos, en algunos casos funciona, en otros no.

Es probable que con el tiempo se termine perdiendo la pieza y sea necesario acudir a otro método odontológico para recuperar la estética y la función dental. De todos modos lo ideal y más aconsejable es intentar salvar el diente, sin perder la esperanza de que el tratamiento funcionará.

Dios le bendiga abundantemente.

-- publicidad --