Proteger a los jóvenes

104
Altagracia Suriel

El 12 de agosto celebramos el Día Internacional de la Juventud. Una fecha en la que, por exhortación de la ONU, se busca conseguir la participación de los jóvenes en todos los ámbitos de la sociedad, para solucionar los desafíos a los que la juventud se enfrenta cada día.

Lastimosamente el Día Internacional de la Juventud encuentra a República Dominicana con grandes retos frente a esta población.

Según un estudio de EDUCA, el 20% de la población joven salió prematuramente del sistema educativo y está fuera del mercado laboral. A estos les llaman Sin-Sin” (sin oportunidades y sin las competencias requeridas por el mercado). De acuerdo ENHOGAR 2, el 33.2% de las adolescentes y mujeres jóvenes de las familias del quintil más pobre se habían embarazado antes de cumplir los 20 años.

Además del problema de embarazo adolescentes, las uniones tempranas, las dificultades para poder estudiar y trabajar y otras vulnerabilidades, ahora se ha hecho público el riesgo que tienen los jóvenes de ser víctimas de implantación de drogas en sus negocios o pertenencias, por parte de agentes de control de drogas y fiscales desalmados que, abusando de su posición, explotan a los jóvenes y los condenan a la injusticia de estar privados de libertad sin haber cometido ningún delito.

Manuel María Mercedes, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos informó que en el país hay más de 1000 casos en esa situación y que esta es una práctica común desde hace años.

La capacidad del mal es insospechada y nunca deja de sorprender, sobre todo por el daño que hace. Lo peor del mal es que lo sufran los más débiles y que provenga justamente de las mismas instituciones responsables de proteger a la población y hacer cumplir la ley.

Acabar con la práctica de la implantación de evidencias de drogas es proteger a la juventud. Cuidar de nuestros jóvenes debe ser una prioridad si no queremos que se siga reproduciendo la delincuencia y la inseguridad. En ese sentido, recordamos a Kofi Annan cuando afirmó que una sociedad que aisla a sus jóvenes y corta sus amarras está condenada a desangrarse.

-- publicidad --