Viernes, 18 de octubre, 2019 | 9:55 am

Propina del 10% en “para llevar”



Creo no me equivoco en afirmar que no pocos consumidores de este país hacen “bembitas” o reclaman con tono descompuesto cada vez que compran alimentos cocidos “para llevar” o a través de “delivery” y les cobran el famoso 10 por ciento o propina.

Propietarios de establecimientos aseguran que eso es para luego distribuir a los empleados del negocio.

Ese “cobro” está perfectamente entendible si él o los clientes consumen usando los servicios de mesas, sillas y empleados en las instalaciones del establecimiento. Ahí sí ya es otra cosa, y así lo reconoce ProConsumidor.

En esos casos el 10% de propina va incluido en la factura. Aun así, todo consumidor deja propina extra al camarero que le asistió.

Pero que de manera compulsiva obliguen al cliente a dar propina cuando es para llevar a la casa, trabajo u otro lugar, como que no está muy a tono para aceptarlo. Ni siquiera usando el “delivery”.

Empleadores de esos negocios subsidian con la propina compulsiva los bajos salarios que pagan a sus trabajadores.

En declaraciones recientes, la directora de ProConsumidor, Anina del Castillo, dijo que los dueños de establecimientos que incurren en esa práctica se apoyan en lo que establece el artículo 228 del Código de Trabajo, que entró en vigencia el 29 de mayo de 1992, mediante Ley 16-92.

Ese artículo establece que “en los hoteles, restaurantes, cafés, barras y en general en los establecimientos comerciales donde se expende para su consumo ‘en esos mismos lugares’ comidas o bebidas, es obligatorio para el empleador agregar un 10% por concepto de propina en las notas o cuentas de los clientes…”.

Sin embargo, ProConsumidor explica que hay dos decisiones del Tribunal Superior Administrativo, en las que ese órgano ratificó la decisión “en cuanto a que es ilegal el cobro del 10% cuando la comida está destinada para llevar”.

Un reporte de “Diario Libre”, de fecha 29/8/19, da cuenta de que en 2017 -citando datos de Impuestos Internos- los consumidores finales pagaron por propina obligatoria el 0.4% del producto bruto interno. Y señalaba que ese porcentaje fue por el orden de RD$15,210 millones.

(Aunque el reporte no lo explica, está sobreentendido que ahí se incluye la propina por consumo dentro de los negocios y en “para llevar”).

Felipe Mora

Publicidad