¿Presidentes, gobernadores o qué? - El Día

¿Presidentes, gobernadores o qué?

¿Presidentes, gobernadores o qué?

Salvo las honrosas excepciones de los gobiernos presididos por Francisco Henríquez y Carvajal en 1916, Juan Bosch en 1963, Francisco Caamaño Deñó en 1965 y Antonio Guzmán en 1978, los demás gobiernos que se han ocupado de la administración pública en el transcurso del siglo XX y lo que va del XXI, han actuado como verdaderos gobernadores, subalternos del gobierno estadounidense, como representantes de las transnacionales de capital de ese país y de otras potencias y como funcionarios de las instituciones financieras internacionales, particularmente del Fondo Monetario Internacional.

Algunos insisten en decir que el gobierno de Trujillo era de corte nacionalista, porque al final de sus días tuvo diferencias con el gobierno de EEUU, que había auspiciado las sanciones económicas impuestas por la OEA a su gobierno, como resultado de su protagonismo en el atentado para asesinar al presidente de Venezuela Rómulo Betancourt.

Sin embargo, los hechos demuestran que Trujillo ingresó a la Guardia Nacional durante la ocupación militar estadounidense, quienes gobernaron el país desde 1916 hasta 1924, y se comportó como un fiel militar al servicio de los intereses de esa potencia, a los términos de que fue uno de los soldados criollos más eficientes torturando y asesinando a los patriotas dominicanos que se alzaron en armas en las montañas y valles de la región Este, en contra de la ocupación militar de Estados Unidos.

En la actualidad, a los gobiernos del PLD hay que sacarle tienda aparte, porque proceden en total oposición a las actuaciones decentes del gobierno presidido por Juan Bosch, derrocado mediante una asonada militar.

Se han aliado a los sectores que le dieron el golpe de estado al profesor Bosch; han remozado el trujillismo y el balaguerismo; han convertido el Estado, como en los mejores tiempos de Trujillo, en una empresa privada a su servicio, que ha hecho multimillonarios a la mayoría de los miembros de su comité político.

Este comité actúa como el consejo de administración de una compañía y se comporta también como el staff de gobernación de un Estado de EEUU, al que llaman eufemísticamente “país”, el cual ha costado tantos sacrificios para construirlo en 170 años de historia.

El comité político también es el asesor legal, económico y defensor de las multinacionales mineras radicadas en el país-estado.

El ejecutivo lo asume de vez en cuando algún que otro funcionario de baja jerarquía del FMI, que es quien dicta las pautas que debe seguir la economía.

Los “presidentes” se comportan indistintamente, como Chief Executive Officers  (CEO) de una corporación, como gobernadores de un estado del imperio, y en contadas ocasiones como ejecutivos de un país.

 



Avatar

Johnny Guerrero

*Es abogado. Secretario General del Capitulo dominicano de la Asociación Americana de Juristas (AAJ). Miembro de: Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH); Campaña Dominicana de Solidaridad con Cuba y Foro Social Alternativo (FSA).

Noticias Relacionadas