Por qué la natación es el mejor de los deportes para el cerebro

Por qué la natación es el mejor de los deportes para el cerebro

No es ningún secreto que el ejercicio aeróbico puede ayudar a evitar algunos de los efectos del envejecimiento.

Pero un creciente número de investigaciones sugiere que la natación podría proporcionar un impulso único a la salud del cerebro.

Nadar de manera regular mejora la memoria, la función cognitiva, la respuesta inmunitaria y el estado de ánimo.

La natación también puede ayudar a reparar el daño causado por el estrés y forjar nuevas conexiones neuronales en el cerebro.

Pero los científicos todavía están tratando de descifrar cómo y por qué esta actividad en particular produce estos efectos beneficiosos para el cerebro.

Como neurobióloga especialista en fisiología cerebral, entusiasta del entrenamiento y madre, paso horas en la piscina local durante el verano.

No es inusual ver a los niños chapoteando y nadando alegremente mientras sus padres toman sol a la distancia. Incluso yo he sido una de esas madres muchas veces.

Pero si más adultos entendieran los beneficios cognitivos y para la salud mental de la natación, saltarían a la piscina junto a sus hijos.

Conexiones y células cerebrales nuevas y mejoradas

Hasta la década de 1960, los científicos creían que la cantidad de neuronas y conexiones sinápticas en el cerebro humano era finita y que, una vez dañadas, estas células cerebrales no podían reemplazarse.

Un niño sonríe con un adulto de fondo debajo del agua

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pero esa idea fue desacreditada cuando los investigadores comenzaron a ver una amplia evidencia del nacimiento de neuronas, o neurogénesis, en cerebros adultos de humanos y otros animales.

Ahora existen pruebas claras de que el ejercicio aeróbico puede contribuir a la neurogénesis y desempeñar un papel fundamental para ayudar a revertir o reparar el daño a las neuronas y sus conexiones tanto en mamíferos como en peces.

La investigación muestra que una de las formas clave en que ocurren estos cambios en respuesta al ejercicio es a través del aumento de los niveles de una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC).

Se ha demostrado que la plasticidad neuronal, o la capacidad del cerebro para cambiar, que provoca esta proteína, estimula la función cognitiva, incluidos el aprendizaje y la memoria.

Estudios en personas hallaron una fuerte relación entre las concentraciones de FNDC que circula en el cerebro y un aumento en el tamaño del hipocampo, la región del cerebro responsable del aprendizaje y la memoria.

También se ha demostrado que el aumento de los niveles de factor neurotrófico derivado del cerebro agudiza el rendimiento cognitivo y ayuda a reducir la ansiedad y la depresión.

Nadadores en Tokyo 2020.

FUENTE DE LA IMAGEN,EPA

Por el contrario, investigadores observaron trastornos del estado de ánimo en pacientes con concentraciones más bajas de FNDC.

El ejercicio aeróbico también estimula la liberación de mensajeros químicos específicos llamados neurotransmisores.

Uno de ellos es la serotonina que, cuando está presente en niveles elevados, reduce la depresión y la ansiedad y mejora el estado de ánimo.

En estudios en peces, los científicos observaron cambios en los genes responsables de aumentar los niveles de FNDC, así como un mayor desarrollo de las espinas dendríticas (protuberancias en las dendritas o porciones alargadas de las células nerviosas) después de ocho semanas de ejercicio en comparación con los controles.

Esto complementa los estudios en mamíferos donde se sabe que el FNDC aumenta la densidad de la columna neuronal. Se demostró que estos cambios contribuyen a mejorar la memoria, el estado de ánimo y la cognición en los mamíferos.

La mayor densidad de la columna ayuda a las neuronas a construir nuevas conexiones y a enviar más señales a otras células nerviosas. Con la repetición de señales, las conexiones pueden volverse más fuertes.

Pero ¿qué tiene de especial la natación?

Los investigadores aún no saben cuál podría ser el secreto que esconde la natación. Pero están cada vez más cerca de descifrarlo.

Una mujer nadando.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

La natación ha sido reconocida durante mucho tiempo por sus beneficios cardiovasculares.

Y esto se debe a que la actividad involucra a todos los grupos principales de músculos y el corazón tiene que trabajar mucho, lo que aumenta el flujo sanguíneo por todo el cuerpo. Esto conduce a la creación de nuevos vasos sanguíneos, un proceso llamado angiogénesis.

El mayor flujo sanguíneo también puede conducir a una gran liberación de endorfinas, hormonas que actúan como un reductor natural del dolor en todo el cuerpo. Este aumento provoca la sensación de euforia que a menudo sigue al ejercicio.

La mayor parte de la investigación para comprender cómo la natación afecta el cerebro se realizó en ratas. Ellas son un buen modelo de laboratorio debido a su similitud genética y anatómica con los humanos.

En un estudio en ratas se demostró que la natación estimula las vías cerebrales que suprimen la inflamación en el hipocampo e inhiben la apoptosis o muerte celular.

El estudio también mostró que la natación puede ayudar a la supervivencia de las neuronas y reducir los impactos cognitivos del envejecimiento.

Aunque los investigadores aún no tienen una forma de visualizar la apoptosis y la supervivencia neuronal en las personas, sí observan resultados cognitivos similares.

Mujeres mayores en una piscina.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Una de las preguntas más fascinantes es cómo, específicamente, la natación mejora la memoria a corto y largo plazo.

Para determinar cuánto tiempo pueden durar los efectos beneficiosos, los investigadores entrenaron ratas para nadar durante 60 minutos al día durante cinco días a la semana.

Luego, el equipo hizo pruebas en la memoria de las ratas haciéndolas nadar a través de un aparato especial denominado laberinto de brazos radiales que contiene seis brazos, incluido uno con una plataforma oculta.

Las ratas tenían seis intentos de nadar libremente y encontrar la plataforma oculta.

Después de solo siete días de entrenamiento de natación, los investigadores observaron mejoras en la memoria tanto a corto como a largo plazo, basadas en una reducción en los errores que las ratas cometían cada día.

Los científicos sugieren que este impulso en la función cognitiva podría proporcionar una base para usar la natación como una forma de mejorar el aprendizaje y reparar el daño a la memoria causado por enfermedades neuropsiquiátricas en humanos.

Aunque la brecha entre los estudios en ratas y en humanos es sustancial, la investigación en personas está generando resultados similares que sugieren un claro beneficio cognitivo de la natación en todas las edades.

Nadadora en Tokyo 2020.

FUENTE DE LA IMAGEN,PA MEDIA

Por ejemplo, un estudio que analizó el impacto de la natación en la agudeza mental en personas de avanzada edad concluyó que los nadadores habían mejorado la velocidad mental y la atención en comparación con los no nadadores.

Sin embargo, este estudio tiene un diseño de investigación limitado, ya que los participantes no fueron asignados al azar y, por lo tanto, aquellos que eran nadadores antes del estudio pueden haber tenido ventaja.

Otro estudio comparó la función cognitiva entre atletas que hacen ejercicio fuera del agua y nadadores en el rango de edad de adultos jóvenes. Si bien la inmersión en agua en sí no marcó la diferencia, se descubrió que 20 minutos de natación estilo pecho de intensidad moderada mejoró la función cognitiva en ambos grupos.

Los niños y la natación

Los beneficios de la natación para mejorar el cerebro también parecen impulsar el aprendizaje en los niños.

Científicos examinaron el vínculo entre la actividad física y cómo los niños aprenden vocabulario nuevo.

Los investigadores enseñaron a los niños de 6 a 12 años los nombres de objetos desconocidos. Luego, probaron su precisión para reconocer esas palabras después de realizar tres actividades: colorear (actividad de descanso), nadar (actividad aeróbica) y un ejercicio similar al CrossFit (actividad anaeróbica) durante tres minutos.

Niños en clase de natación

FUENTE DE LA IMAGEN,SCIENCE PHOTO LIBRARY

Descubrieron que el rendimiento de los niños era mucho mayor para las palabras aprendidas después de nadar en comparación con colorear y la actividad anaeróbica, lo que resultó en el mismo nivel de memoria.

Esto muestra un claro beneficio cognitivo de la natación frente al ejercicio anaeróbico, aunque el estudio no compara la natación con otros ejercicios aeróbicos.

Estos hallazgos implican que nadar incluso durante períodos cortos de tiempo es muy beneficioso para los cerebros jóvenes en desarrollo.

Los detalles del tiempo, el estilo de natación y las adaptaciones cognitivas y las vías que se activan al nadar aún se están estudiando. Pero los neurocientíficos están cada vez más cerca de reunir todas las pistas.

Durante siglos, la gente ha estado buscando una fuente de juventud. Nadar podría ser lo más cerca que podamos estar



Avatar

BBC Mundo

Noticias Relacionadas