Periodismo “decente”

317
José Báez Guerrero

El resentimiento y la indignación dominan las redes sociales. Periodistas y opinantes monotemáticos, predecibles políticamente, alcanzan popularidad puyando el morbo. Son comunicólogos importantes: los denunciantes aguerridos.

Mi favorito es Marino Zapete. Las democracias necesitan muchos así, orgullosos de la honra propia; tanto que sometió judicialmente a un notorio colega condenado por difamarlo. Comunicadores como él son preferidos por tenebrosos titiriteros que, sin importarles su eventual suerte, les proveen escándalos no siempre ciertos.

Tres o cuatro colegas y políticos son connotados reincidentes en casos de inveterada difamación. Pifian porque es imposible acertar siempre. Comoquiera continúan sus exitosas carreras pues salen hasta en la sopa, no sólo por redes sociales.

Esto desmiente que sean dizque perseguidos del gobierno sólo porque son “decentes”, como si los demás fueran indecentes. Leí el expediente de la querella de Maybeth Rodríguez contra Zapete. Me entristece no poder excusarlo ni defenderlo…

Es una pena que, en vez de rectificar y corregir su error, insista presentándose como víctima del “intolerante” gobierno. Marino, que difamado obtuvo justicia, debería saber mejor.

-- publicidad --