Pedro, otra vez

507
Renaldo Bodden

Pedro Martínez se salió con la suya otra vez y ayer sometió a los dominicanos a un nuevo “toque de queda”.

Algunas reuniones se postergaron y otras giraron en torno a su exaltación al Salón de la Fama de Cooperstown.

Impresionante ver el desfile de 49 “viejitos” que hasta hace poco fueron protagonistas de tantas jornadas gloriosas.

Impactante cuando las cámaras tomaron la agitación de cientos de banderas dominicanas recibiendo a Juan Marichal.

Ahora, el carisma de Pedro es único, capaz de conmover la sensibilidad de cualquier extraterrestre, sin importar la galaxia.

Pedro sorprendió cuando entró al escenario con una corbata “tricolor” y escudos dominicanos en sus hombros, es sencillamente excepcional. ¡Y ese discurso! No es casual que ayer fuera “cerrador”.

Graig Biggio, John Smoltz y Randy Johnson fueron sus acompañantes ayer en su paso a la inmortalidad. ¡Cuánta clase!

Aunque se han dicho muchas cosas sobre la carrera en números totales y proporcionales de Pedro, hoy quiero recordar que la de 1999 fue una de las mejores campañas de un abridor en cualquier época.

Tuvo (23-4, 2.03) con 313 ponches en 213.1 entradas (triple corona), 37 boletos y sólo permitió 6.8 hits por nueve entradas, 0.4 jonrones, ponchó 13.2 por nueve innings y abanicó 8.46 por boleto, líder en todos esos departamentos. Nada le regalaron, todo se lo ganó con su brazo. ¡Bárbaro!

-- publicidad --