Martes, 12 de noviembre, 2019 | 10:29 am

Participación Ciudadana envió 22 solicitudes a la Junta Central Electoral sobre auditoría

Peticiones. Demandaban la realización de una auditoría completa al sistema de votación automatizada y su participación en las primarias como observadores. Retos. Recuperar la equidad en las elecciones y la transparencia de los fondos.

Miriam Díaz, Francisco Álvarez,  Heiromy Castro, periodista Juan Bolívar Díaz y Carlos Pimentel durante su participación en el almuerzo.  AGENCIA FOTO
Miriam Díaz, Francisco Álvarez, Heiromy Castro, periodista Juan Bolívar Díaz y Carlos Pimentel durante su participación en el almuerzo. AGENCIA FOTO


SANTO DOMINGO.-Alrededor de 22 solicitudes fueron enviadas por el movimiento cívico Participación Ciudadana a la Junta Central Electoral, para demandar información sobre la necesidad de realizar una auditoría completa al sistema de voto automatizado.

Además de solicitar la auditoría, los miembros de Participación Ciudadana demandaban controlar la campaña política extemporánea, es decir fuera del periodo permitido por las normas legales, el monitoreo a los partidos para cumplir la cuenta única del manejo de los fondos, el monitoreo de los fondos y la rendición de cuentas que deben enviar los partidos en cumplimiento de la norma; la solicitud de invitación de Participación Ciudadana para involucrarse en los simulacros de la JCE en prueba del sistema de votación automatizada para las primarias simultáneas.

Durante el Almuerzo Semanal del Grupo de Comunicaciones Corripio, Heiromy Castro, coordinador de la entidad, manifestó que la solicitud de auditoría fue pedida en reiteradas ocasiones.

Carlos Pimentel, director ejecutivo de Participación, indicó que realizaron un proceso integral de observación electoral.

Retos

La Junta Central debe explicar si los equipos usados en las primarias serán usados en las próximas elecciones, dijo Francisco Álvarez.

Indicó que la JCE debe dar respuesta a los cuestionamientos del expresidente Leonel Fernández, no dando rueda de prensas, sino mostrando pruebas, porque es la única manera de devolver la credibilidad en esos equipos y de saber si se utilizarán en febrero o en mayo próximo.

También el comportamiento de las mesas del sur del país amerita una investigación por parte de la JCE, y un informe de qué fue lo que ocurrió en las mismas, así como una auditoría que ya fue ordenada por la Junta, pero que debe ser realizada de manera cabal y completa, agregó.

Otros retos citados por Participación Ciudadana fueron recuperar la equidad, la transparencia de los fondos de los partidos y las funciones de la Policía Electoral.

Ley de Partidos

Para Pimentel no caben dudas de que aun existen desafíos que permitan robustecer el marco normativo y que garantizar sus niveles de aplicación y cumplimiento.

En ese sentido, explicó que de los reglamentos fundamentales de la Ley de Partidos solo se han aprobado dos, el que regula las primarias y el de control y fiscalización.

“Ese reglamento que fue aprobado ahora debemos exigir que se cumpla, que se implemente, porque se convierte en un instrumento fundamental para garantizar los niveles de transparencia en el financiamiento político en República Dominicana”, manifestó.

Pimentel señaló que no se trata solamente de tener control de lo que se gasta, sino también de conocer las fuentes e ingresos de los partidos y sus candidatos. Al mismo tiempo especificó que aun quedan reglamentos que deben ser aprobados por la JCE, como el de control de la publicidad y la propaganda y el que permita regular el registro de contribuyentes.

Aspecto social

Dentro del contexto social, Miriam Díaz, miembro del Consejo Nacional de Participación Ciudadana, expresó que desde hace 20 años el país esperaba una Ley de Partidos que colocara mayores controles por parte de las autoridades electorales del país.

Agregó que sin embargo, los resultados fueron “decepcionantes”, debido a que no se logró un control desde los recursos públicos y privados, la disminución de la equidad característica de los procesos electorales, ni disminuir el “mercado” de compra y venta de conciencia.

“Si este fue el ensayo, podemos visualizar por una ventanita lo que sucederá para el próximo año, Dios nos libre”, enfatizó.

Díaz Santana entiende que el país no llegó a un acuerdo de controlar o disminuir los factores citados anteriormente, que deslegitimizan a cualquier autoridad que salga de las primarias.

Manifestó que los mismos factores caracterizaron las elecciones del año 2012 y 2016, pero que este año fue mayor, ya que se trataba de unas primarias.

“¿Va a permitir el país ir a unas elecciones nacionales con ese retrato de lo que tuvimos el seis de octubre?, eso es lo que debemos preguntarnos”, dijo Miriam Díaz.

De su lado, Francisco Álvarez, coordinador de la Comisión de Análisis Político de Participación Ciudadana, calificó como bochornosa la compra de los votos y la declaración del presidente Danilo Medina de que esa situación era parte del pasado, cuando ocurría a la vista de todos.

“Fue un error que la Junta Central Electoral dirigiera las primarias de los partidos políticos, cuando debió servir como árbitro en el proceso”, enfatizó Álvarez.