Paremiología y folklore político

0
16
Wilfredo Mora
Wilfredo Mora

La campaña política que representó al candidato González Castillo Terrero del partido oficialista, y que ha tenido innumerables “memes” en las redes (no importa si es una greguería, un video, imagen, página web, ‘hashtag’ o simplemente una frase), también puede aprovecharse para convertirse en un estudio antropológico de refranes y expresiones folklóricas de la política proselitista dominicana, que no nos enorgullece mucho debido a mala preparación de sus aspirantes, sin programas de gobierno que mostrar, pero sí con abierta falta de honestidad y dudosa entereza moral.

Hay que tener en cuenta que los refranes se forman de manera anónima, y a base del consenso popular. Los refranes son cultura viviente y pueden ofrecernos perfiles folclóricos y culturales propios.

Como los seres vivos, estos refranes nacen, se transforman y mueren. No son del todo verdaderos, pero se inventan y marcan una tendencia cuando el personaje hiere la sensibilidad de la gente; en el caso del candidato mencionado, por hastiar tanto a los votantes con su propaganda política, muchos llegaron a pensar lo que hay detrás de las verdaderas intenciones del grupo oficialista.

Por eso, en todas las paremias que pretendemos utilizar solo pueden ser las vinculadas a las que dijo la gente de su participación en la política, aunque algunas expresaron quejas por el despilfarro de gastos. “Non multa, sed multum”.

“Aprieto el dentífrico y me sale un mensaje de Gonzalo Castillo”, “Halo el papel sanitario y ahí está Gonzalo otra vez”; “Sopa de letra”; “Quaker: apoya a Gonzalo 20-20”, Examen de la Vista: Gonzalo Presidente”; “Cántale a Gonzalo 20-20”; ‘sticker de “Gonzalo se ha unido al grupo”, “ya te levantaste, ve a votar por Gonzalo”, recientemente alguien escribió que este candidato “es un aguacate injerto, madurado a carburo”, que por eso “no sabe a nada”.

Mientras se hace colorida la campaña política por la lucha por el poder de este lado de la isla, en la vecina nación de Haití, dice el cable de EFE, hubo serias intenciones de perseguir a los prevaricadores de la política, con una peligrosa protesta que ha cobrado 17 muertos y 19 heridos. Se acusa al presidente Jovenel Moïse de corrupción, que involucra fondos millonarios irregulares de PetroCaribe. Haití habrá vencido si logra que un político así renuncie, pero eso la hundirá más.

El domingo 6, a las 11:00 p.m., los resultados de la JCE dieron ganador de las primarias a quien dijo que con seguridad ganaría. El costo de esa ilusión fue más de 200 millones de pesos; el pueblo venció, pero eso lo hundirá más.

El prodigioso alarde de folklore político, caracterización de “la caída del hombre”, la corrupción inherente al poder, el desclasamiento de la clase política había terminado al final de la contienda. Ahora nadie se molestará en seguir el juego con estos refranes, tampoco nadie se ha alegrado de su triunfo.

-- publicidad --