Domingo, 16 de junio, 2019 | 8:04 pm

Paola Tineo una madre de acciones ecoamigable

Saludable. En supermercados y restaurantes eligen productos que no dañen. Labor. Promueven el respeto por la naturaleza.

Paola junto a sus hijos Jean-Luc y Sophie    sembrando un árbol.
Paola junto a sus hijos Jean-Luc y Sophie sembrando un árbol.


SANTO DOMINGO.-La mejor forma de educar a los hijos para que se comprometan con el cuidado al medio ambiente es con el ejemplo.

No debemos olvidar que los niños son “esponjas”, que repiten lo que los adultos hacemos, tanto negativo como lo positivo.

Así lo afirma Paola Tineo, madre, ambientalista, médica y diseñadora, al hablar del rol de los padres en la toma de conciencia hacia los hijos, quienes además de inculcar valores y buenos modales, deben integrar en la enseñanza el respeto y amor por la naturaleza con acciones que impacten lo menos posible el planeta.

Tineo, quien ya tiene veinte años ejecutando acciones y educando sobre el tema a través de charlas, medios masivos y las redes sociales, explica que todo comenzó en las aulas de la universidad.

 Esta ambientalista tiene como frase de vida  “las pequeñas acciones son las que cuentan”.

Esta ambientalista tiene como frase de vida “las pequeñas acciones son las que cuentan”.

En el año 1999 se creó el Grupo Ecológico de Unibe, y como estudiante formó parte de este y fungió de presidenta sus primeros nueve años.

Gestando el cambio

“Fue una gran aventura, hacíamos muchas actividades para crear conciencia entre los estudiantes, y organizábamos para la universidad viajes a parques nacionales; presentabamos obras de teatro con mensajes de protección ambiental”.

Recuerda que luego que finalizó la carrera de medicina y empezó a cursar Diseño de Interiores, impartía clases de Ciencia Ambiental en la misma universidad. A partir de ese momento su pasión por la protección ambiental fue creciendo cada segundo.

Así inició esta linda historia, que se ha convertido en su verdadera pasión, repercutiendo no solo en los ciudadanos, sino también en la educación y formación integral de los miembros de su familia.

“El cambio debe iniciar con nosotros. Mis hijos de 7 y 5 años, por ejemplo, saben clasificar los residuos sólidos en la casa; en el restaurante dicen, “sin sorbete por favor”; en los supermercados saben cuáles galletas se pueden comprar , si no son saludables o vienen en un envase plástico.

Es lo que han visto y escuchado en el hogar desde que nacieron, ya lo tienen integrado en su ADN.

Es su estilo de vida, por eso es muy importante que los padres y madres se pongan esa meta y eduquen con el ejemplo”.

Lo investigan todo

Refiere que este proceso de una vida ecosostenible ha sido gradual. “Hemos leído e investigado el impacto a la salud y al ambiente relativo a los productos de higiene y del hogar que utilizamos, lo que ingerimos, los materiales de los juguetes para los pequeños, y buscamos las alternativas menos dañinas.

En esta aventura no está sola, ya que su esposo, el Stand Up Comedy Carlos Sánchez, dice que es tan ecoamigable como ella, ama la naturaleza desde antes de casarse.

“Puedo decir con seguridad que si no estuviéramos en la misma sintonía desde nuestra unión, hace once años, nuestra ecovida no sería igual. Incluso, hemos dividido los temas a estudiar. Carlos investiga sobre alimentación saludable y yo residuos y químicos, recurso agua y acuerdos internacionales”, subrayó.

Esta “influencer”, que inspira a través de las redes sociales con sus acciones, asegura que su agenda verde es su trabajo, dado que este tema está presente en todos los aspectos de su vida, desde la cama donde duermen, la comida que ingieren, merienda que llevan sus hijos al colegio, productos de limpieza y para bañarse… todo está conectado.

Dijo que hay que hacer el compromiso de elegir envases de vidrio, usar termo o botella para agua, bolso reutilizable y migrar de cepillo de dientes plástico a uno de madera, entre otros.

Conciencia ambiental

— Su sueño
Desea que sus vástagos sean ‘hijos de la tierra’, que comprendan que son parte de la naturaleza y no están por encima de ella.