Sábado, 21 de septiembre, 2019 | 7:43 pm

Palos y piedras



La verdadera comedia no discrimina casta a la hora de abordar sus paradojas éticas y morales. El buen comediante es un cientista social. Está adscrito solo a la libertad de su lengua incendiaria.

Dave Chapelle (Washington, D.C. 1973) pertenece al linaje de humoristas que expanden los límites de la comedia, provocando reflexiones paralelo a las emociones: Lenny Bruce, George Carlin, Bill Hicks, Richard Pryor y el caído en desgracia por el movimiento #metoo, Louis CK.

Provocador innato, Chapelle protagonizó uno de los capítulos más insólitos de la industria del espectáculo: sin dar explicación alguna y sin comunicárselo a nadie abandonó el set de su exitoso programa Chappelle’s Show, haciendo trizas un contrato de 50 millones de dólares y trayendo consigo todo tipo de especulaciones: suicidio, secuestro y reclusión en una clínica para tratar “sus adicciones”.

“Todo lo que se ha dicho es falso. Tenemos la prensa más irresponsable del mundo”, espetó a su regreso. “Además, no bebo ni tomo drogas”. Una semana posterior a su desaparición, un periodista encontró a Chapelle junto a un grupo de amigos haciendo un viaje turístico a Sudáfrica. Esto ocurrió en 2005. Todo luce indicar que rompió su lucrativo programa por diferencias creativas con la todopoderosa corporación Viacom.

Dave Chappelle

Dave Chappelle

Su humor cáustico atrajo la atención de Netflix, fichándole por 20 millones de dólares en cada uno de sus shows. “Sticks And Stones” es la nueva colaboración con el feroz servicio de streaming.

Dave Chapelle en esta ocasión equipara la tragedia con la comedia, tejiendo una madeja donde los punchlines atacan incesantemente  convenciones individuales.

Arranca el monólogo haciendo chistes sobre el suicidio de Anthony Bourdain trazando perpendicularmente la historia de un amigo del guetto que tenía más razones para terminar con su vida que el famoso chef;  atiza aún más la controversia cuando se refiere a las acusaciones de abusos sexuales de Wade Robson y James Safechuck contra Michael Jackson y que HBO registró en el documental “Leaving Neverland”; Un punto álgido es la rutina que satiriza a la comunidad LGBTQI (“que se ha apoderado del 20 por ciento del abecedario”): desde un automóvil los componentes del colectivo libran guerrillas identitarias que solo cesan cuando la hoguera de movimientos como el #metoo se encienden, destronando al Woody Allen o Kevin Spacey del momento. El demonio de las armas y la crisis opiácea en la población blanca estadounidense pauperizada, son otros objetivos bien cazados.

Lo que Dave Chapelle diga. Luego río. A veces elíptico y siempre incombustible frente a personas que buscan venganza irracional teniendo a los famosos como blancos más preciados. Los nuevos grandes hermanos. La Policía del Karma. Nosotros, los del enjambre virtual.

 

Sticks And Stones (Palos y Piedras)

Dirección: Stan Lathan

Guion: Dave Chapelle

Género: Stand-up Comedy

EE.UU. 2019

(Disponible en Netflix)

Publicidad