Domingo, 22 de septiembre, 2019 | 9:00 pm

Olga Lara y “Cosas del alma”



En el país, todos conocemos a Olga Lara. Una artista estupenda, cuyos temas musicales han invadido la nación, llevando alegría al corazón del pueblo: cualquiera se engaña, me tienes sin cuidado, etc. De los escenarios artísticos, se ha recogido un poco.

Se ha concentrado en estudios, básicamente de psicología, obras sociales, proyectos con la juventud, familia, etc. y en escribir.

Olga acaba de publicar el libro de poemas “Cosas del Alma”. Decidí adquirirlo; lo leí. Es estupendo, educativo. Da pinceladas de como buscar luces en el comportamiento, lecciones de la vida. Sus vivencias y estudios de psicología la han ayudado a entender el alma de la humanidad; sabe llegar a ella desde cualquier escenario, pues la ayuda su sinceridad y espontaneidad al hablar, escribir, actuar.

En esta obra, cada poema lleva un mensaje. Enfoca como actitudes y acciones del diario vivir, se anidan o calan en el alma. Por ejemplo, en el poema “TU PUEDES” hay versos que dicen “si en otros tiempos saliste adelante y a aquellos retos pudiste hacer frente, no te sientas dudoso o vacilante, no importa que deambules o que ruedes, una vez más te verás victorioso”

El poema“NO A SAZONES AJENOS” hay versos que dicen “que mi vida sepa a mí y no a sazones ajenos, que pueda reconocerme en acción y pensamiento” …”que cuando el viaje termine pueda murmurar muy quedo: mi vida me supo a mí y no a sazones ajenos” ¡Adoro ese poema! Todos son hermosos.

En “TE ESCUCHO” un verso dice “tú sabes que yo te acojo cuando te afliges una pena, me relatas tus angustias y aquí en secreto se quedan”

En los poemas, Olga trata temas del diario vivir, que afectan a los seres humanos, pero alivia la carga, despejando los conflictos emocionales, ayudando a entender la conducta, presentando soluciones; no te dejan en las nubes, aterrizan. Es un decirnos que el alma es y debe ser una fuente de afectos, para anidar cosas lindas, refrescantes, positivas, para entender y ayudar los demás.

De la obra se desprende que los bienes materiales no valen nada si no tenemos el alma llena de amor y paz; motiva a ayudar los desviados a encontrar el camino, no patearlo, ni desampararlo, aunque nos peguen duro; motiva a convertir la roca de su corazón en un cómodo asiento y el fango de su alma en un río de agua cristalina y fresca; a estar ahí, hasta que se encuentre la luz, la tranquilidad.

Esa fue mi reflexión final, tras terminar de leer esa joya de libro “Cosas del Alma” escrito de manera llana, con términos sencillos, pero de profundo significado ¡edificante!!

Como dice en el prólogo Ramón Saba, “todo lo expuesto en esta obra, es material de deleite espiritual por su gran poder poético y de soluciones a situaciones de carácter psicológico de todo ser humano” y como comenta en la contraportada Vanessa Espaillat “son poemas inspirados para crear en el lector vivencias transformadoras y liberadoras, invitando a la reflexión y al crecimiento personal”.

En buena hora, Olga, nos saca de la frivolidad y nos lleva a las cosas del alma ¡Dios te ilumines siempre! para que los frutos saludables y hermosos de las actividades que realiza, sigan llegando al alma del pueblo.

Venecia Joaquín

Publicidad