Domingo, 19 de mayo, 2019 | 12:45 am

Obispo de Puerto Plata asegura impunidad y vicios en políticos ensombrecen democracia en RD


Obispo de la diócesis de Puerto Plata-Gaspar Hernández, Julio César Corniel Amaro.
Obispo de la diócesis de Puerto Plata-Gaspar Hernández, Julio César Corniel Amaro.


PUERTO PLATA.- El obispo de la diócesis de Puerto Plata-Gaspar Hernández, Julio César Corniel Amaro, aseguró que la impunidad, la corrupción y los vicios de los políticos están ensombreciendo la democracia en República Dominicana.

Monseñor Corniel Amaro emitió sus pronunciamientos al oficiar un Tedeum en la catedral San Felipe Apóstol de esta localidad atlántica con motivo del 175 aniversario de la Independencia Nacional, donde expresó que en nuestro país se hace urgente asumir los principios de honestidad y transparencia que caracterizaron a Juan Pablo Duarte.

“Hoy que celebramos el día de la Independencia de República Dominicana, resaltamos esta fecha que está marcada en la memoria de los dominicanos por haber nacido nuestra nación, y esta fecha es una oportunidad para mirarnos como pueblo con luces, sin dejar de ver las sombras que atentan contra la patria”, sostuvo.

El prelado católico aseguró que para hacer el bien a los demás no hay que tener un título, una función pública u otra posición de poder, en vista de que la República Dominicana solo seguirá adelanta si dejamos acciones incorrectas que le hacen mucho daño al Estado y a la sociedad.

Apuntó que nuestro país está siendo sacudido por la corrupción, la violencia, el tráfico y consumo de drogas, entre otras acciones dolosas, ya que aunque hay luces de esperanzas, también hay sombras de muerte, por lo cual se hace urgente retomar los valores éticos tales como la transparencia, la integridad y la vocación de servicio.

El religioso dijo que la Conferencia del Episcopado Dominicano ha advertido que en nuestro país se debe dejar a un lado los intereses grupales y las luchas internas que diluyen la cohesión que se necesita para construir un futuro mejor para la niñez y la familia.

Puntualizó que los jueces de nuestro país deben ser hombres y mujeres probos alejados de la corrupción, recalcando que en República Dominicana se deben superar males sociales como la impunidad, las injusticias, el odio, además de situaciones de desigualdad y de miseria, para seguir construyendo una nación equitativa.

Finalmente, el obispo de Puerto Plata, pidió misericordia a Dios para que en los países vecinos de Venezuela y Haití se produzca un entendimiento, exista la paz y no sigan muriendo seres humanos por la excesiva violencia por las luchas de grupos adversos.