Viernes, 22 de marzo, 2019 | 8:54 am

Nuevas tendencias de investigación



La investigación social es una función de los sectores gubernamental y privado, donde están ubicados los contextos políticos e ideológicos que se utilizan para transformar la sociedad.

La investigación social es inherente a todo cuanto ocurre en una determinada institución académica, complejo industrial o laboral.

Hoy voy a hablarles de tres formas muy variadas de metodología de la investigación social, modalidades no del todo conocidas, nombradas como “investigación previsional”, “orientada” y “transcultural”.

La primera tiene su uso en la gestión de los servicios sociales (seguridad social, salud, justicia, policial y trabajo); el segundo modelo adopta nombres tales como investigación cooperativa programada, investigación bajo contrato, acción concertada de investigación, investigación y desarrollo, investigación patrocinada; y la tercera, muy similar, se denomina a veces, como investigación trans-societal o transnacional, entrañando formas de internacionalización.

En Reino Unido, Estados Unidos, y en general, aunque paulatinamente, en América Latina, surgieron estas investigaciones en los años 80, y continúan desarrollándose.

Pueden estudiarlas, aunque en forma optativa, en la primera Maestría en Investigación Científica que muy pronto abrirá sus aulas en la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), bajo el liderazgo del conspicuo profesor Francisco Cruz Pascual, decano de Investigación y Postgrado de esa academia.

El problema de la previsión social se hace relevante cuando nos preocupamos por racionalizar un poco el funcionamiento de un sistema social y por introducir en él una cierta planificación.

La investigación previsional es verdaderamente satisfactoria solamente si se integra en una gestión de conjunto, en una investigación operacional en sentido amplio que abarque un sistema social, y de su adaptabilidad.

La corriente orientada de la investigación dentro de las ciencias sociales contiene múltiples aspectos interdisciplinarios.

La investigación orientada se desarrolla con el objetivo de obtener resultados determinados, en vez de someterse a lo real. Se realiza con fines de llegar a la solución de un problema, que ha nacido como necesidad social.

Emplea varios campos: la utilización de la sociología y/o antropología en sectores profesionales determinados: sector jurídico, sanitario, servicios de previsión social; la utilización de la sociología en el ejército, Administración Pública, las instituciones educativas y la política.

Y, el campo social en sus formas más acusadas: las regiones de desarrollo y la rural. Estos campos diferentes corresponden a esferas en que la ciencia puede poner a disposición de “clientes” su saber, sus métodos de análisis y sus técnicas.

Finalmente, está la forma de investigación que ocurre a la par de la internacionalización de las ciencias sociales. Su modalidad es de corta duración y poco coherente, en relación a otras continuas y sistemáticas. Sirven para armonizar la recopilación de información y el análisis de datos relacionados con varias culturas, sociedades o entidades políticas distintas.

Una función sobresaliente en todas estas modalidades de investigación social es la comparación, a través de diferentes marcos, como son la gestión social, una nación, una cultura.

Publicidad