No hay una solución a la vista

222
Hugo López Morrobel

A pesar de las negociaciones que con carácter de urgencia realizan las Grandes Ligas y la NBA, la primera para iniciar la temporada y la segunda para continuarla, cada día se presentan más obstáculos que por momentos parecen insalvables.

El golpe que recibirán las estrellas de las Grandes Ligas en cuanto a la disminución de salarios es hasta la fecha el principal inconveniente, aparte de que miles de jugadores de ligas menores están prácticamente en el aire en el aspecto económico.

Las negociaciones no han prosperado como se esperaba, y por el momento hay una parálisis que atenta contra la realización de la temporada de 2020.

En la NBA parecería que la situación no es tan compleja, aunque cuando se cree que se está llegando a acuerdos, surgen elementos que impiden el reinicio.

Otro factor, en este caso extra deportivo, es la escalada de violencia en la mayoría de los estados, tras el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd, por parte de la policía de Indianápolis.

Si estas protestas, en las que se han involucrado varias superestrellas del deporte, se sigue generalizando con ribetes muy violentos, sería otro gran obstáculo y casi seguro que los aficionados no se animarán a asistir a los estadios.

En unos días se sabrá, como dice la estrofa de una canción: “en que parará la cosa caballero, en que parará”, yo no sé.

Ojalá se arribe a acuerdos, porque como está la cosa, no se tiene una solución a la vista.

-- publicidad --