Lunes, 25 de marzo, 2019 | 5:54 pm

Montecristi necesita más obras



Villa Vásquez, Montecristi, Palo Verde, Castañuelas, entre otras, necesitan que se arreglen sus calles, deterioradas innecesariamente por la indolencia de los ayuntamientos correspondientes y el Gobierno central.

Es, por lo menos, una incoherencia del ministerio de Obras Públicas el pavimentar carreteras antes y después de esos pequeños centros urbanos y dejar sus calles llenas de hoyos, polvo o lodo; mientras en la capital se dedica a recoger basura.

Además, es imperdonable que aun estén sin asfaltar importantes tramos carreteros entre Copey, Las Matas y Santa Cruz; los bateyes del proyecto La Cruz y la carretera Dajabón-Montecristi, entre otras comunidades de intensa producción agropecuaria en esta provincia, y su conexión por dentro con la vecina Dajabón.

También es tiempo de que definitivamente se complete la comunicación vial entre Montecristi y Puerto Plata por la costa, carretera tantas veces prometida por diversos funcionarios, entre ellos el actual ministro de Turismo, en tiempos de campaña.

Si aparece dinero para hacer una costosa carretera en las altas lomas entre Hondo Valle y La Descubierta, en el sur, que bien merecen esas comunidades, también pueden encontrarse recursos para reconstruir dos o tres decenas de kilómetros de viejas vías noroestanas.

Montecristi estuvo llena de turistas el tercer domingo de enero, en parte por decenas de corredores de bicicletas que llegaron ese día. Lo más probable es que muchos de ellos se molestaran con esas calles deterioradas, quedando con pocos deseos de volver.

Urge, por tanto, arreglar esas y otras vías para incrementar la afluencia turística y mejorar el tránsito entre las diversas localidades de la provincia.

De otra parte, si los ministerios de Turismo y Cultura no encuentran dinero para reparar valiosos monumentos históricos, como la Villa Doña Emilia, en Montecristi, al menos podrían solicitar una cooperación a la embajada francesa para restaurar esa joya arquitectónica, traída prefabricada desde París a fines del siglo XIX, al igual que el famoso reloj.

La provincia de Montecristi tiene condiciones turísticas y agropecuarias para crear más oportunidades de empleo y comercio para jóvenes y adultos, mujeres y hombres, si las autoridades municipales y nacionales, especialmente el Ministerio de Obras Públicas, aportaran algo valioso e imprescindible, como es una vía de comunicación en buen estado.

Publicidad