Miles de personas a punto de quedar apátridas en Rep. Dominicana - El Día

Miles de personas a punto de quedar apátridas en Rep. Dominicana

Miles de personas a punto de quedar apátridas en Rep. Dominicana

Dominicanos de ascendencia durante una protesta contra la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional. Foto de archivo.

SANTO DOMINGO, República Dominicana (AP).-Cuando está a punto de concluir el periodo para registrar como extranjeros a unos 60.000 descendientes de haitianos nacidos en República Dominicana, sólo cerca del 10% ha logrado inscribirse, mientras la gran mayoría sigue en el limbo jurídico y algunas organizaciones temen que queden como apátridas y en riesgo de ser expatriados.

La situación de esa población caracterizada por su pobreza “se va a agravar” porque al término de este periodo “se formalizará la apatridia”, dijo el viernes a The Associated Press Roque Féliz, director del jesuita Centro Bonó.

Agregó que los miles de afectados quedarán sin ningún tipo de documento de identificación, sin un estado que responda por ellos, excluidos de derechos, como educación y salud, y con “alto riesgo de ser expulsados hacia Haití”, en donde no nacieron, nunca han vivido y cuya sociedad y lengua no conocen.

El gobierno dominicano concluirá el 1 de febrero el proceso que comenzó a mediados del 2014 para inscribir como extranjeras a todas las personas nacidas en el país antes del 18 de abril de 2007 de padres haitianos que no tuviesen permiso de residencia y cuyo nacimiento no hubiese sido registrado nunca, muchas veces por la negativa de las propias autoridades.

El proceso forma parte de las alternativas legales establecidas por el gobierno para solucionar el limbo jurídico de miles de personas luego de que el Tribunal Constitucional determinó en 2013 que los descendientes de extranjeros sin permiso de residencia nacidos entre 1929 y 2007 no podían tener la nacionalidad dominicana de forma automática.

Según diversas organizaciones, cerca de 200.000 descendientes de haitianos serían afectados. Ante la presión internacional, el Congreso aprobó en mayo pasado una ley para revalidar la nacionalidad a quienes estuviesen inscritos en el registro civil, mientras que aquellos que nunca fueron registrados deberán registrarse como extranjeros en un proceso que vence el 1 de febrero.

“Ningún dominicano debería requerir registrarse como extranjero”, dijo por correo electrónico el Centro Robert F. Kennedy para los Derechos Humanos en repuesta a The Associated Press. Quienes opten por registrarse como extranjeros, pese a haber nacido en el país, podrán naturalizarse dominicanos en un periodo excepcional de dos años.

“Ya lo único que quiero es que me den un papel, ya sea dominicano o haitiano, para seguir estudiando y para trabajar”, dijo Ernstcia Elva, de 22 años, mientras hacía fila para registrarse.

Elva nació en un barrio marginal de Santo Domingo en 1992, pero su madre no la pudo registrar porque el nacimiento no ocurrió en un hospital. Más tarde, cuando Elva trató de obtener un acta de nacimiento, las autoridades se la negaron por ser hija de una inmigrante sin permiso de residencia.

Debido a la falta de acta de nacimiento, Elva no ha podido obtener su certificado de bachiller, aunque concluyó los cursos, y no puede tener un trabajo formal. Luis Fernández, viceministro de Interior y quien está a cargo del proceso para registrar como extranjeros a quienes no tengan acta de nacimiento, explicó a The Associated Press que hasta el 29 de enero sólo unas 6.500 personas habían acudido a inscribirse.

Aunque no existen cifras oficiales, Fernández detalló que las autoridades estimaban que unas 60.000 personas se inscribirían.

Debido a la baja afluencia, el ministerio de Interior anunció que mantendrá abiertas sus 24 oficinas durante todo el fin de semana para que más personas pudiesen inscribirse.

Féliz, de Centro Bonó, aseguró que la baja afluencia de posibles beneficiaros se debe a los obstáculos puestos por las propias autoridades, que exigen trámites de difícil acceso, como la declaración de nacimiento de un hospital, acta notarial de una partera o los documentos de identidad haitianos de la madre.



Avatar

AP

Noticias Relacionadas