Domingo, 13 de octubre, 2019 | 1:20 pm

Mayor inversión y más trabajo



Siempre he sostenido que los atletas dominicanos, en especial aquellos que triunfan en eventos internacionales ante otros de países desarrollados, son héroes de pies a cabeza.

Y los son, porque ponen cuerpo y alma en procura de la victoria en condiciones muy desfavorables.
Todo ese esfuerzo lo realizan, como diría un conocido presentador. “para poner en alto la bandera tricolor en playas extranjeras”.

Además, para la casi totalidad, como una forma de dar un gran salto social y económico, dado que provienen en estratos muy deprimidos.

A los atletas de países como el nuestro, quienes más los admiran son sus colegas, que conocen los sacrificios e inconvenientes extremos que tienen que superar para alcanzar el triunfo.

Mientras eso sucede, “dirigentes” de federaciones, muchos de ellos “vagos y oportunistas”, se aprovechan del denuedo y el empeño con realizan su actividad estos atletas, sin pausas, en las canchas.

Esa situación es conocida por la máxima dirigencia, que ante esa lamentable e incuestionable realidad se hace la sorda, ciega y muda.

Todos los organizados en el movimiento deportivo conocen perfectamente esa realidad.

Si esa penosa condición se mantiene, y se continúa apoyando desde el seno mismo del movimiento, se les da toda la razón a los que consideran que desde hace años el deporte dominicano necesita una especie de “revolución” que estremezca sus cimientos.

Desde hace un tiempo muchos dirigentes no se sienten a “gusto” con los recursos que reciben, y podrían tener razón para ello, pero lo primero es que deben demostrar resultados, porque si los hubiese en proporción a la inversión, todos estarían satisfechos.

Hugo López Morrobel

Publicidad