Mayor deuda y baja inversión extranjera amenazan la región

31
Los organismos internacionales prevén que haya una desaceleración en el crecimiento de la economía por diferentes causas. ARCHIVO

WASHINGTON.- El crecimiento de la deuda, ligado a la disminución de la Inversión Extranjera Directa y una posible caída de las remesas en los próximos años, son los principales riesgos que amenazan las economías de República Dominicana, Panamá y Centroamerica.

La región tiene un contexto positivo, pero con mucho riesgo y volatilidad, donde, además, ocurrirán varios procesos electorales que añaden incertidumbre al sistema.

Así lo estimó el especialista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Jordi Prat, quien proyectó una desaceleración del crecimiento económico de los países en cuestión.

Prat, quien es el economista principal del Departamento de Países de Centroamérica (CID), Haití, México, Panamá y República Dominicana, habló en un encuentro organizado por el BID, en su sede de Washington, para un grupo de periodistas que obtuvieron las mayores calificaciones en el curso “La realidad macroeconómica latinoamericana para periodistas”.

El riesgo de la deuda

El experto advierte que la sostenibilidad fiscal sigue siendo un reto para los países de la región, puesto que la deuda promedio ha seguido aumentando y aun no llegan a estabilizarla. La deuda pública bruta subió de 35.3% en 2014 a 39.7% en promedio en el año 2018.

Asimismo, apuntó que los déficit totales se han ido deteriorando, principalmente, porque la deuda es más alta y las tasas de interés también.

Precisó que el déficit primario, a partir de 2015, a pesar de que ha estado estable, está en una tendencia negativa, lo cual implica que es una dinámica de deuda creciente.

Menor inversión

Otro tema que representa un riesgo para la región, según Jordi Prat, es la Inversión Extranjera Directa hacia la región, que a pesar de que se mantiene fuerte en 4%, se ha moderado. Al mismo tiempo, el déficit de cuenta corriente se ha mantenido constante.

“Lo que estamos haciendo es sustituyendo formas de financiamiento. Esto representa vulnerabilidad para los países”, manifestó.

Prat recordó que es más difícil revertir la IED porque se trata de infraestructuras, “mientras que el flujo de portafolio es un papel que se invierte, y “se puede vender y salir del país cuando quiera”.

Por otro lado, añadió que los términos de intercambio se han deteriorado, lo cual hace más difícil que se pueda exportar. Además, la volatilidad del precio del petróleo hace difícil apostar a que se mantendrá su precio.

Las remesas

El otro dilema para la región son las remesas, las cuales han estado creciendo, pero podrían caer en un período de tiempo de hasta dentro de 10 años en un 8%. Esto es un riesgo para la región, porque suponen el 12% del Producto Interno Bruto para Guatemala, 19% para Honduras , 20% para El salvador, 10% para Nicaragua y 8% para República Dominicana.

Solución

Prat asegura que para protegerse, la región debe fortalecer su marco macroeconómico, especialmente en su entorno fiscal.

Sustentó que la estabilidad macroeconómica no es suficiente para el crecimiento inclusivo, por lo que hay que mejorar la educación, el capital humano y la institucionalidad.

-- publicidad --